Sus nuevos compañeros tienen un solidario gesto para ayudarlo a dejar atrás su mala experiencia

No hay nada más difícil para un joven que tener que lidiar con malas relaciones con sus compañeros de colegio. Azrael Robinson descubrió a muy temprana edad lo que es sentirse subordinado por las personas que te rodean. Cuando la situación se volvió insostenible su madre decidió cambiarlo de escuela, sabía que no merecía ser tratado así.

Azrael tiene quince años.

Para Azrael se trataba de un nuevo y esperado comienzo. Todo parecía salir viento en popa con sus nuevos compañeros. No tardó en hacer nuevos amigos y siempre se destacó por ayudarlos a todos en cualquier cosa que necesitaran.

“Si los chicos no entienden algo, Azrael es el primero en ayudarlos. Si a alguien se le cae algo, él es el primero en acercarse y levantarlo. Si alguien está triste, él es el primero en decirle que todo va a estar bien”.

Sin embargo, su madre y él estaban enfrentando una situación económica muy difícil y sus nuevos amigos no tardaron en notarlo. Sonji Newman, el profesor de biología, explicó a los medios que dos de sus estudiantes comenzaron a planear un regalo muy especial para Azrael.

Azrael vive en la ciudad de La Vergne en Tennessee, Estados Unidos.

Entre varios de los estudiantes y algunos profesores reunieron lo necesario para comprarle un par de zapatos y donar algunas de prendas de vestir. Después de tener una experiencia tan difícil en sus escuelas anteriores, Azrael no podía imaginar que alguien pudiera hacer algo tan bonito por él.

“Ellos sólo quieren ayudarlo a que se sienta mejor”.

Un vídeo capturó el momento en que Kerolos Girgis, uno de los estudiantes, se acercó a él. Le entrega una caja de color rojo mientras el joven luce terriblemente confundido sin saber qué está sucediendo. Una vez que abre la caja y comprende que le han regalado un par de zapatos Nike, Azrael comienza a llorar y se tapa su cara sin poder creer lo que está sucediendo.

“Esto no es nada, Az. Después de lo mucho que has hecho por todos nosotros, mereces mucho más”.

Unilad

Antes de que Azrael logre reponerse de tantas emociones, otro compañero llamado Dylan se acerca a él con un paquete que contiene varias prendas de vestir y se lo entrega con un gran abrazo. El hermano de una chica de la clase publicó el vídeo en las redes y explicó el hermoso gesto que los niños de ese salón habían dado a alguien tan especial como Azrael.

“Él estaba tan agradecido y lleno de amor. Valoró mucho lo que hicieron por él”.

Celebramos este bonito gesto que nos demuestra que las buenas obras siempre tienen una bonita e inesperada recompensa. A pesar de los difíciles años que tuvo que pasar Azrael ahora tiene una nueva vida llena de verdaderos amigos.

No dudes en compartir esta bonita historia que nos recuerda que nunca es tarde para volver a comenzar.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!