Ayudan al trabajador de un restaurante de comida rápida que se quedó en la calle con su madre

En ocasiones la vida nos lleva al límite con devastadores acontecimientos que nos destrozan el corazón. Pero, si hemos sido buenas personas con quienes nos rodean, siempre aparecerá alguien dispuesto a ayudarnos pese a los problemas.

Esto fue lo que pudo comprobar un humilde trabajador de un restaurante Wendy’s en la Universidad de Carolina del Sur. Su nombre es Malcolm Coleman y es una persona tan agradable que todos los estudiantes de dicho campus han desarrollado un aprecio especial hacia él.

Malcolm Coleman ha trabajado en la industria alimentaria durante más de 15 años, pero durante el año pasado, el 14 de enero de 2019, un incendio eléctrico destruyó casi toda su casa, haciéndola inhabitable para él y su madre.

Quedó completamente destruida

Debido a una falla en el seguro de la propiedad, el daño no estaba cubierto y, dado que las reparaciones son extremadamente caras, tanto el hombre como su madre han tenido que pasar las noches en el sofá de amigos y familiares desde entonces.

Además, Malcolm también perdió a su padre el año pasado. Pero, a pesar de enfrentar tantos obstáculos en su vida personal, los estudiantes a los que Coleman sirve en la universidad aseguran que siempre es amable y positivo.

“Siempre está sonriendo, lo cual es admirable al tener en cuenta la difícil situación en la que se encuentra”, dijo Robert Caldaroni, estudiante de la Escuela de Negocios de Darla Moore (la escuela de negocios de la universidad).

Imagen de Robert Caldaroni

Aunque Coleman perdió su casa el año pasado, Caldaroni solo se enteró de la grave situación el mes pasado. Así que, motivado por el buen trato que siempre ha recibido de parte de Malcolm, decidió hacer una campaña de recaudación de fondos en GoFundMe junto con otros estudiantes de su fraternidad, estableciendo una meta de 75,000 dólares.

“Malcolm nunca se queja y toma todos los días como una bendición. Regresa del trabajo todas las noches para seguir cuidando a su madre y guarda una pequeña porción de su cheque para algún día poder regresar a casa”, se lee en la página de recaudación de fondos.

Los estudiantes afirman que Coleman no es solo un empleado del restaurante de comida rápida. El amable hombre se ha convertido en una celebridad en el lugar debido a su gran capacidad para recordar el nombre de los estudiantes, aunque los haya visto muy pocas veces.

Necesita ayuda

Coleman se asegura de que cada estudiante se sienta apreciado, por lo que la comida adquiere una nueva dimensión, llegando al punto de tener un sabor casero. Era momento de que el hombre recibiera algo de lo mucho que da.

Hasta el momento, se han logrado recaudar más de 45 mil dólares. La meta está muy cerca y muy pronto este ejemplar hombre podrá volver a su preciado hogar, teniendo un lugar propio donde poder descansar y cuidar de su amada madre.

Un pequeño gesto puede cambiar por completo la vida de alguien, no te vayas sin compartir este acto de solidaridad tan bonito, en la unión está la fuerza.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!