Ayudan al joven que recorre 36 kilómetros en bicicleta para recoger a su esposa en su trabajo

Los gestos de caballerosidad nunca pasan de moda e historias como las de Carla Rovene y su pareja Alex Xavier demuestran qué es lo que realmente mantiene viva la llama del amor. Pese a que el mundo moderno parece imponer la cultura del interés por encima de los propios sentimientos, esta pareja de Belém, Brasil, le ha dado a todos una gran lección con una emotiva declaración de amor.

Carla utilizó su Facebook para hacer pública una de las tantas atenciones que su marido tiene con ella y, aunque para algunos puede ser motivo de vergüenza, para la joven no lo es en absoluto. Alex Xavier recoge a su esposa todas las madrugadas a la salida de su trabajo.

Como la jornada de Carla termina a las 2:00am, Alex prefiere ir personalmente por ella para cuidarla de cualquier peligro. Pero esto no es lo que conmocionó a las personas en las redes, sino el modo en que la recoge.

¡Sí, estos enamorados van para todas partes en bicicleta!

La pareja apenas inicia su vida juntos y son pocos los bienes que han adquirido hasta el momento, entre ellos la bicicleta que sirve de medio de transporte a ambos. Alex compró la bici económica a un amigo y la usa para ir por Carla al trabajo.

“Me llamaron tonta por no haberme casado con un hombre rico, realmente no tiene auto ni motocicleta. Sólo pudimos comprar una bicicleta, trabajo hasta el final del amanecer y estoy muerta de cansancio, pero sé que alguien afuera me espera para llevarme a casa. ¡Alguien que cruza las fronteras de Ananindeua hacia el centro de Belém porque no tiene coche para que yo pueda regresar a casa!”, escribió la orgullosa chica.

El joven de 23 años pedalea 36 km diarios para ir a llevar y después recoger a Carla a su empleo.

Alex perdió su trabajo hace, así que el sustento de su mujer era lo único que ambos tenían para vivir y mantener a sus dos hijos. Sin embargo, el impacto que tuvo su historia permitió darle un giro total a las dificultades que estaban atravesando.

Flávio Gonçalves, dueño de una empresa de comunicación en Belém supo del caso mientras disfrutaba de un espectáculo de comedia en un restaurante.

Al parecer el comediante hizo algún chiste referente a la publicación viral de la chica y Flávio decidió hacer algo por la joven pareja.

El empresario contactó a Alex para ofrecerle un puesto de trabajo.

“No sabía que su historia había resonado tanto en las redes sociales y en la televisión. Me emocioné cuando el comediante dijo que Alan tenía mucho tiempo desempleado y al preguntar si alguien podría ayudarlos de inmediato, le ofrecí una oportunidad en mi empresa”, explica.

Tras la publicación que tuvo más de 70 mil reacciones y 12 mil comentarios, la pareja declaró haber recibido mucha ayuda de desconocidos pero la oportunidad de trabajo para Alex fue sin duda la mayor bendición.

“Mi esposa y yo estamos muy felices y nos aseguraremos de que todo salga bien. Este trabajo fue una gran bendición”, agradece Alan.

El caso de Carla y Alex no sólo demuestra cómo el amor es capaz de romper toda barrera y prejuicio, sino la importancia de las redes sociales cuando son utilizadas para hacer el bien.

La lucha de estos jóvenes por mantenerse juntos pese a las dificultades y mostrarse tal cual son al mundo cautivó el corazón del empresario y ahora la pareja está escribiendo una historia de superación.

A menudo nos quejamos de todo lo que no podemos tener y caemos ciegos ante el inconformismo. Comparte en tus redes esta bella historia de amor y sacrificio para que tus amigos valoren lo mucho o poco que tienen en su vida.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!