Aunque tiene 5 hijos adopta a sus 5 sobrinos que se quedaron desamparados repentinamente

Una madre de cinco hijos se ha hecho de forma inesperada la mamá de cinco niños más en demostración del infinito amor que sentía por su hermana. En un abrir y cerrar de ojos la vida de Francesca McCall, de 40 años, cambió por completo durante este 2020.

Aunque para ella sus sobrinos siempre habían sido como sus hijos, esta aseveración pasó de lo literal a lo concreto después de que su hermana Chantale falleciera.

La madre soltera de Alabama recibió la dura noticia de que su hermana menor había perdido la batalla contra el coronavirus el 19 de septiembre. De inmediato supo que sus sobrinos la necesitarían pero jamás imagino que se convertiría en su responsable de tiempo completo.

Sólo un mes después del fallecimiento de Chantale, Lance Martin, el esposo y padre de los hijos de la difunta también murió. Los siete jóvenes quedaron desamparados en este mundo, así que Francesca asumió la responsabilidad con entero gusto.

En algún momento, estas mujeres se habían prometido hacerse responsables de los hijos de la otra si alguna llegase a faltar. Por azares de la vida, este año fue el momento en que Francesca cumpliese esa promesa inocente que alguna vez hizo a su hermana.

Ahora la familia de 13 está luchando por adaptarse no sólo a un núcleo grande sino diverso.  McCall se hace responsable de 12 chicos con edades comprendidas entre 1 y 13 años de vida. Para irse adaptando a su nueva normalidad, el grupo se instaló en la casa de la casa de esta generosa mujer en Birmingham, Inglaterra.

Francesca y sus hijos luchan por acoplarse y la madre soltera sólo espera dar todo lo mejor de sí para sacar a los 12 jóvenes adelante. Aunque ella aún no termine de digerir la dolorosa pérdida de su hermana.

«Simplemente vamos a tratar de criarlos para que sean lo mejor que puedan. Parece que no es real. Sólo estamos esperando que ella regrese», dijo McCall. 

Por su parte, el asunto no es menos dificultoso para los hijos de la pareja que ahora no sólo deben acostumbrarse a una vida sin sus padres, sino que han tenido que despedirse de sus amigos y tantos rostros conocidos para mudarse a casa de su tía.

Ante un núcleo tan grande los problemas de espacio no se han hecho esperar. La casa estaba pensada para seis personas y de la noche a la mañana se multiplicaron sus habitantes.

«Tenemos a todos los niños en una habitación y tenemos a todas las niñas en las otras dos habitaciones, así que todos están uno encima del otro. Hemos estado aprovechando al máximo los espacios», dijo McCall. 

Amigos de la familia decidieron brindarles una mano para que el proceso de adaptación sea mucho más sencillo e iniciaron una campaña de GoFundMe. La idea es brindar apoyo financiero a la nueva mamá de 12. Hasta este momento han recaudado más de 373 mil dólares. 

Fracesca sabe que el futuro no será sencillo, pero intenta ejercer con amor su nueva gran responsabilidad. Esta mujer sólo espera que la historia de su familia sirva para que otros vean que el virus es real.

«Ella tomó todas las precauciones. Llevaba la máscara. Llevaba los guantes. Fue muy, muy cuidadosa, así que no tenemos idea de cómo entró en contacto. Esto es real y es grave», dijo McCall.

No bajemos la guardia, esperamos que las personas tomen consciencia sobre el peligro que las reuniones representan ante la existente pandemia.

El gesto de esta noble madre por su hermana y sus sobrinos se ha ganado la admiración de miles de personas, afortunadamente, la solidaridad se ha hecho presente para ayudar a esta familia en tan duro momento. Comparte su historia.