Graban a un hombre que finge tener una discapacidad para evitar una multa

No todas las personas son capaces de asumir con madurez la responsabilidad de sus actos, y esta historia es la demostración perfecta de ello.

Se trata de un hombre que estacionó su vehículo en una plaza reservada para personas con movilidad reducida, su tarjeta estaba caducada y cuando las autoridades se percataron del hecho le colocaron un cepo a su vehículo.

Pero cuando él se dio cuenta decidió tirarse al suelo ante la mirada atónita de los transeúntes que grabaron la escena y ha conmocionado a muchos en las redes sociales.

En el video podemos ver cómo el hombre se tiró al suelo con una conducta agresiva, con rabia y actuando como si no tuviera la capacidad de levantarse.

SIN VERGÜENZA!! CompárteloUn hombre ha intentado engañar a unos agentes de la policía fingiendo que sufría una minusvalía para librarse de una multa por aparcar en una plaza de discapacitados. El hombre, al ver que le habían colocado un 'cepo' por estacionar mal, se tiró al suelo y comenzó a fingir discapacidades físicas.

Publiée par TODO DISCA sur Lundi 24 avril 2017

Él se aparcó en la calle Fuenterrabia de San Sebastián en el centro de la ciudad. Se pudo conocer que el conductor vive en Ciudad Real y viajó a San Sebastián por unos días.

La Guardia Municipal tomó cartas en el asunto, los agentes de Movilidad comprobaron que la tarjeta que le acreditaba como discapacitado estaba vencida así que no tenía derecho de aparcarse en ese lugar.

Los agentes le solicitaron sus documentos mientras él simulaba que padecía una lesión tirado en el suelo y gritaba “No me muevan que me pueden producir más lesiones”.

VER TAMBIÉN:  Liberan al médico detenido por supuesta negligencia en el caso del pequeño Edward – POLÉMICA

Las autoridades restringieron el tráfico en la calle, uno de ellos lo sujetó de un brazo y junto a un compañero lo trasladaron hasta el lugar en el que estaba estacionado su coche.

Las autoridades decidieron llamar a una ambulancia y cuando el personal de salud llegó y examinó al sujeto pudieron comprobar que todo su comportamiento obedecía a un teatro porque no padecía ninguna discapacidad.

Finalmente, se lo llevaron detenido, permaneció durante cuatro horas en la inspección de Donostia, quedó en libertad con cargos.

Le imputaron un delito de desobediencia porque se negó a entregarles a las autoridades la tarjeta caducada y según la legislación es una obligación hacerlo cuando el plazo para aparcar haya expirado.

También lo imputaron por el delito de resistencia al entorpecer las acciones de las autoridades, así como por tratar de instar a los transeúntes a arremeter contra la policía.

Y eso no es todo, también lo acusaron por un delito contra la seguridad vial ya que cuando se acostó en el suelo representó un grave peligro para todos causando el desvío de varios vehículos.

Creo que ya debe estar arrepentido de lo que hizo, afortunadamente nadie resultó lesionado y el protagonista de este incidente rendirá cuentas ante la justicia. ¡Compártelo!

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!