Así es como este asqueroso parásito hace que su víctima se suicide – Repugnante

Hablar de parásitos no es algo precisamente agradable. Sabemos que pueden causar enfermedades terribles, tanto en humanos como en animales, y aniquilar plantas que hemos cuidado con mucho amor y dedicación.

Sin embargo, el parásito del que vamos a hablar a continuación produce mucho más que asco. La verdad, es que es aterrador.

Se trata del Leucochloridium paradoxum, un parásito que se aloja en los caracoles y que controla su mente hasta que los induce al suicidio, todo con el fin de continuar su espeluznante ciclo de vida.

Así es como se ve un caracol no infectado. 

Todo comienza cuando el caracol se encuentra en el suelo con las heces de los pájaros y se las come. ¿Te parece asqueroso? Espera a saber lo que ocurre ahora: las heces están repletas de huevos de el Leucochloridium paradoxum.

Lamentablemente, para el caracol es imposible digerir los huevos, por lo que se terminan alojando en su sistema digestivo.

El Leucochloridium paradoxum se encuentra principalmente en Noruega y Alemania.

Después de que el parásito se desarrolla en el aparato digestivo del caracol, comienza a bombear embrión por embrión en lo que termina siendo una especie de saco abultado de crías palpitantes… ¡que invade los ojos de su desafortunado huésped!

Este es el aspecto de un caracol infectado ¿Notas la diferencia?

Sin embargo, lo peor apenas comienza porque lo que sucede a continuación es que el Leucochloridium paradoxum toma el control del cuerpo y la mente del caracol. Una vez infectados los tentáculos de los ojos, el parásito obliga al caracol a dirigirse hacia la luz y eso lo lleva a exponerse sin remedio al peligro.

VER TAMBIÉN:  Policía de 4 patas recibe los máximos honores entre lágrimas de sus compañeros

Los caracoles no infectados buscan zonas oscuras, de esa manera pueden resguardarse de los predadores.

Para nosotros, puede que los ojos del caracol ahora parezcan un pequeño espectáculo psicodélico, pero para las pájaros lucen como radiantes y deliciosas orugas que esperan ser devoradas.

¿Recuerdas cómo fue que el caracol contrajo el Leucochloridium paradoxum?

Tras ser ingeridas por el ave, las larvas se alojan en su sistema digestivo y es allí donde se desarrollan en su etapa adulta. Llegados a este punto, posiblemente ya te imaginas lo que va a suceder: los adultos se reproducen y liberan los huevos junto a las heces del pájaro, entonces, será el turno de otro caracol para iniciar nuevamente el ciclo.

YouTube

En efecto, puede parecernos en extremo desagradable lo que le hace este parásito a los indefensos caracoles. Pero no olvidemos que esto no es más que el ciclo de la vida y que, por más extraño que nos resulte, se trata de la naturaleza actuando de forma maravillosa para preservar el equilibrio ecológico.

Si deseas ver al Leucochloridium paradoxum en acción, puedes ver este video:

¡Comparte esta información! Sin duda, impresionarás a todos tus amigos.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!