Arrestan a la ganadora de un reality show de cocina por la muerte de su hija adoptada de 3 años

Ariel Robinson de 29 años, y ganadora del famoso reality de cocina «Worst Cooks in America», conocida con la traducción de «Los peores cocineros de América», y su esposo Jerry Robinson, de 34 años, fueron arrestados por la muerte de su pequeña hija de 3 años.

Ambos fueron detenidos después de que las autoridades encontraran el cuerpo inconsciente de Victoria Rose, su hija adoptiva, en su casa, en Simpsonville, Carolina del Sur, Estados Unidos.

Ariel recibió el premio de 25.000 dólares tras ganar la más reciente edición de “Los peores cocineros de América”, un reality en donde las personas con poca destreza para la cocina mejoran su habilidad hasta convertirse en grandes cocineros.

El 14 de enero, la pareja llamó al 911 para informar que Victoria no respondía. Más tarde murió en el hospital en donde los médicos revelaron que la causa había sido un trauma de fuerza contundente.

Las investigaciones concluyeron que la muerte de la víctima fue el resultado directo del trato que le propinaron.

Después de este trágico incidente, Food Network, el canal culinario que transmitía el programa decidió eliminar de su programación todo lo relacionado con la vigésima temporada, en donde participó Ariel.

Los resúmenes de los episodios de la misma temporada también se eliminaron de la web.

La pareja tiene dos hijos biológicos, y en febrero de 2020 adoptó a tres niños blancos: Victoria y sus dos hermanos biológicos. No se conocen las razones por las que Victoria y sus hermanos fueron dados en adopción.

Una semana antes de la muerte de la pequeña, Ariel tuiteó sobre el privilegio de tener a sus tres hijos blancos, quienes habían completado a su familia.

Ariel y Jerry fueron arrestados sin derecho a fianza en el Centro de Detención del Condado de Greenville. Si son declarados culpables, los Robinson podrían enfrentar sentencias de 20 años hasta cadena perpetua.

En las redes sociales Ariel había retratado a su familia como feliz, completa y diversa, aseguró que estaba comprometida en abordar el racismo sistémico y usó a su familia mezclada como evidencia de ello.

Los familiares de la pareja culpan a los servicios sociales por omitir las señales de alerta de que la pequeña estaba siendo víctima de tratos injustos.

En diversas imágenes compartieron señales de que Victoria podría estar siendo víctima de malos tratos.

Lamentablemente es demasiado tarde para ofrecerle a la niña la oportunidad de defender sus derechos. 

El 06 de enero después de los disturbios en el Capitolio ella tuiteó sobre los diferentes privilegios que tienen los niños según el color de su piel.

“En mi casa, mis hijos de color reciben el mismo trato que mis hijos blancos, y mis hijos blancos reciben el mismo trato que mis hijos negros. Es una pena que cuando salgan al mundo real, ese no sea el caso”, dijo Ariel.

Después tuiteó sobre ser madre de “cuatro hermosos niños”, pero no dijo nada sobre Victoria.

“Es una pena que como madre orgullosa de 4 hermosos niños no pueda protegerlos de la realidad y la maldad de este mundo una vez que salen de casa. Sin embargo, lucharé y usaré mi voz para marcar la diferencia para crear conciencia y que ese cambio llegue un día”, escribió Ariel.

También publicó algunas fotos de su familia diciendo que estaba obsesionada con los niños.

“Nunca tendré que preocuparme por mis hijos blancos y eso me hace feliz. Lo que me entristece es que cada preocupación que no tengo por ellos se multiplicará por mis hijos negros. Hasta que esto se solucione, NO somos los Estados Unidos que podemos ser. ¡Justicia, equidad e igualdad para todos!», dijo Ariel en otro tweet.

Lo último que publicó en las redes sociales el día que murió Victoria fue sobre su lucha por perder peso.

Tres días antes de supuestamente agredir a Victoria publicó un collage de fotografías de la pareja en Twitter que subtituló: “¡Vamos juntos como ketchup y MOSTAZA!”.

Las tías y abuelas de Victoria declararon que la niña había sido tratada injustamente desde que se fue a vivir con los Robinson, alegando como evidencia la pérdida de peso de la pequeña.

“Como familia, sentimos que el sistema falló. Confiamos en el sistema”, dijo Stacey Phares tía abuela materna biológica de los niños.

Ahora están haciendo campaña en las redes sociales y con una petición de Change.org para una revisión de las leyes de detección de adopciones en nombre de Victoria.

Las pesquisas del caso continúan para determinar el grado de responsabilidad de esta pareja y dar a conocer realmente qué fue lo qué pasó este trágico día. Comparte esta lamentable noticia.