La noble labor de un carpintero en el cementerio se gana la admiración de miles de personas

Desde que somos pequeños, nos hablan sobre la importancia de honrar la memoria de nuestros familiares y amigos que han partido de este mundo.

Esto es aún más importante después de tiempos difíciles como guerras o eventos trágicos en donde muchos héroes pierden la vida al servicio de su nación.

“Es una oportunidad para restaurar su dignidad y el honor que se han ganado”

Cada uno se dedica a recordarlos a su manera. Algunos visitan grandes monumentos, otros celebran diferentes días destinados a los veteranos caídos en guerra. Andrew Lumish, en cambio, prefiere renovar y a mantener sus tumbas en buen estado.

Andrew tiene una cuenta de Instagram con más de 12 mil seguidores.

Con el paso de los años, muchas personas parecen olvidarse por completo de familiares que partieron tiempo atrás. En algunos casos se trata de personas que ya no cuentan con quienes lo visiten así que sus lápidas comienzan a deteriorarse rápida y vertiginosamente.

“Esperamos que nuestro esfuerzo permita que reconozcamos a estos hombre y mujeres como los héroes que son”

Andrew, un hombre trabajador, siempre pensó que esto era sumamente injusto. Especialmente, en el caso de dedicados veteranos que dieron su vida para hacer del mundo un lugar mejor.

Andrew vive en la ciudad de Tampa en Florida.

Lumish trabaja a tiempo completo como carpintero. Tiene su propio negocio en donde se encarga de diseñar y confeccionar diferentes muebles así como también realizar el trabajo de tapicería. Se trata de una empresa verdaderamente agotadora, pero él sigue valiéndose de sus pocos días libres para limpiar las tumbas de los veteranos de guerra.

Andrew renueva tumbas de personas que perdieron la vida después de 1800.

Una simple visita a un cementerio nos ayuda a ver el gran trabajo que alguien como Andrew tiene por delante. Él cuenta con la ayuda de su esposa; y a pesar de no haber conocido a la persona cuya tumba ven tan descuidada; saben que es alguien que se merece contar con un mejor lugar para su memoria.

Algunas tumbas se encuentran tan deterioradas que pueden tardar hasta tres meses en restaurarse.

Andrew realiza este trabajo de restauración con la misma dedicación que tiene en su propia empresa. Primero se dispone a rociar un poco de agua sobre la lápida, luego utiliza un químico llamado D/2 y se dispone a frotar con un cepillo durante horas para poder remover todo el sucio y la mugre.

El D/2 es no es contaminante y es seguro para el medio ambiente.

En las imágenes se puede ver el increíble resultado. Todo queda tan limpio que parece como si se tratara de una lápida completamente nueva. Las inscripciones con los nombres y fechas del fallecido ahora se pueden leer de manera mucho más fácil y así ya no son personas dejadas en el olvido.

Comparte el dedicado y ejemplar trabajo de Andrew para que muchos puedan reflexionar sobre la importancia de dedicar un tiempo a quienes han partido.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!