“No se iría solo, no se alejaba” – La sangre fría con la que Ana Julia hablaba sobre Gabriel

La noticia del hallazgo del cadáver de Gabriel ha conmocionado a toda España, millones de personas se han manifestado en las redes expresando su solidaridad con los padres del menor y el repudio contra el crimen que cometió Ana Julia Quezada, la pareja del padre del niño.

Ana Julia fue detenida por la Guardia Civil cuando trasladaba el cuerpo del menor en el maletero de su coche, desde hace días era la principal sospechosa y la investigación se había centrado en la mujer.

Los investigadores mantuvieron la cautela para comprobar si el menor estaba con vida o si habría sido asesinado. Se presume que para el momento de la detención ella trasladaba el cuerpo desde un pozo a otro lugar para evitar que fuera localizado.

Desde el primer momento los investigadores plantearon que la desaparición de Gabriel estaba asociada con su entorno, y desde el hallazgo de la camiseta que Ana Julia realizó el pasado 03 de marzo a 4 kilómetros del lugar donde desapareció Gabrel se confirmaron las hipótesis.

El padre del menor declaró el pasado 06 de marzo ante los medios de comunicación que Gabriel sí vestía esa camiseta el día de su desaparición. Finalmente comprobaron que tenía su ADN.

Las sospechas sobre la participación de Ana Julia en el hecho adquirieron fuerza y la Guardia Civil rastreó los movimientos del teléfono móvil de la mujer.  Se presume que actuó en solitario ocultando los hechos al resto.

Se sentía vigilada y perseguida, incluso en una entrevista comentó que era injusto que por la presión de los medios de comunicación y de las autoridades “No podía ir ni a comprar el pan”.

VER TAMBIÉN:  Una mujer se ofrece a ayudarla en el hospital y se roba a su bebé recién nacida

La frialdad con la que comparecía ante los medios de comunicación junto a los devastados padres del menor ha provocado la indignación de decenas de personas que están frente a la comisaría donde ella permanece recluida pidiendo justicia.

En una entrevista que ofreció junto a Ángel, padre del menor fallecido, la detenida declaró que: “Esa misma mañana estuvimos desayunando y salió la conversación. La abuela y yo. Y le dijimos, “Tu si ves un desconocido corre, no te pares. Mira por dónde, ese mismo día desapareció el niño”.

También dijo: “Solo no se iría, no se alejaba él, se marchaba cada media hora y volvía, se comía una manzana, una fruta y volvía con los amigos. Pero es que ese día Gabriel no volvió”.

En otra oportunidad comentó: “No podemos dormir, si no es con medicamentos no podemos dormir”. 

Asimismo, aseguró que nadie podría hacerle daño a Gabriel porque era un angelito.

Después de su detención, Ana Julia fue trasladada a la Comandancia de Almería, horas más tarde se presentó el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz y el subdelegado del Gobierno en Almería, Andrés García Lorca.

Muchas personas se han congregado en el lugar de manera espontánea para increparla, incluso han tenido que colocar un cordón de seguridad para proteger las puertas del recinto de aquellos que han intentado violentarlas.

La detenida permanecerá en los calabozos hasta que sea puesta a disposición judicial, quienes permanecen en las inmediaciones de la Comandancia reclaman que le dicten cadena perpetua.

Es muy doloroso el final de este caso que nos mantuvo con el alma en vilo, pero en medio de tanta tristeza reconforta un poco conocer que el crimen que acabó con la vida de un niño inocente no quedará impune.

TC

El cuerpo del menor lo han trasladado al Instituto de Medicina Legal de Almería donde harán las investigaciones pertinentes.

VER TAMBIÉN:  Muere Nayara, la niña que iluminó a todos con su sonrisa mientras luchaba contra el cáncer

De acuerdo con las primeras hipótesis, el pequeño habría sido asesinado desde el día 1 de marzo, todavía no se han emitido declaraciones oficiales al respecto.

Durante el interrogatorio al que fue sometida Ana Julia el pasado viernes, la Guardia Civil le puso un “cebo”, para estudiar su reacción porque habían visto imágenes suyas registradas por las cámaras de seguridad.

La detenida habría escondido el cuerpo el 27 de febrero, y se dirigió hoy al lugar para trasladarlo a otro sitio ante el temor de ser descubierta.

Después la siguieron hasta que entró a un garaje en Vicar, cuando hallaron el cuerpo del menor en el maletero de su auto.

Muchos aseguran que no habrá castigo suficiente para la culpable. Comparte esta noticia.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!