Planta miles de flores para salvar a su mujer de una depresión

Cualquier demostración de amor es bonita, pero hay algunas que superan hasta la película más romántica. El Señor y la Señora Kuroki se casaron en 1956 y viven en una zona rural de Japón. Decidieron mudarse a una granja para criar a sus hijos y siempre vivieron felices hasta que una tragedia llegó a la familia. La mujer tenía diabetes, pero tras varias complicaciones se quedó ciega y cayó en una profunda depresión.

La Señora Kuroki no puede ver nada pero le encanta estar afuera

romantico jardin de flores 1

Después de este duro golpe, el Señor Kuroki quiso buscar una manera especial y única para levantar el ánimo de su querida esposa. Ella estaba siempre muy triste y permanecía aislada dentro de la granja.

Ellos dos se mudaron a esta granja lechera después de casarse en 1956

romantico jardin de flores 2

Criaron a dos maravillosos hijos y vivían felices hasta que la Señora Kuroki perdió la vista

romantico jardin de flores 3

Ella quedó ciega por complicaciones con su diabetes
romantico jardin de flores 4

Deprimida, ella dejó de salir y se quedaba siempre dentro de casa

romantico jardin de flores 5

Preocupado por su esposa, el Señor Kuroki pensaba en una solución…

romantico jardin de flores 6

Y entonces él comenzó a plantar flores para alegrar a su querida esposa

romantico jardin de flores 7

Plantó miles de flores de aroma a lo largo de 2 años

romantico jardin de flores 8

Atraída por el olor, la Señora Kuroki poco a poco comenzó a salir y a disfrutar del jardín. Y sin darse cuenta, pasaba la mayor parte del día en el exterior de su casaromantico jardin de flores 9

Por suerte ahora ella sonríe cada día más 😀

romantico jardin de flores 10

Boredpanda

La historia de esta hermosa pareja se ha hecho pública en varios medios de la zona y son muchos los peregrinos que se acercan a la granja. Quieren conocerlos personalmente y al mismo tiempo disfrutar del bonito jardín que el señor Kuroki ha plantado y cuida con mucho amor.

Gracias al hermoso acto de su esposo, la señora Kuroki recuperó el buen ánimo y empezó a disfrutar de nuevo de la vida. No me imagino lo que ha de significar para esta pobre señora el quedarse ciega de repente… pero gracias a su maravilloso esposo, plantar tantas florecitas fue su salvación. Definitivamente se necesita dedicación y mucho amor verdadero y esta encantadora pareja nos lo ha demostrado 

Comparte esta bonita historia con tus amigos ¡Seguro que les encantará! 🙂

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!