Alquila su vientre y tras 9 meses de haber dado a luz se ve obligada a seguir cuidando al bebé

Emily Chrislip es un joven de Idaho, Estados Unidos; cuya vida cambió por completo debido a las restricciones de viaje de la pandemia. A comienzos del año pasado, Emily estaba embarazada.

Una pareja de China la había contratado como vientre de alquiler para dar a luz a su bebé. Gracias a los tratamientos de fertilidad, ellos serían los padres biológicos pero Emily daría a luz al bebé.

Lamentablemente, los planes se vieron bruscamente interrumpidos por la pandemia. Los padres biológicos se estaban preparando para viajar a Estados Unidos en mayo.

Una vez que Emily diese a luz, recibirían a su bebé y volverían a China. Sin embargo, las restricciones de viaje les impidieron estar presentes en el nacimiento de su hija.

En aquel momento pensaron que sólo tardarían un par de meses en encontrar una solución. Mientras tanto, pidieron a Emily el favor de cuidar a la pequeña.

“Estoy feliz de que pueda cuidarla yo en lugar de una agencia”, dijo Emily.

La bebé ahora tiene más de nueve meses y sigue bajo el cuidado de Emily. Para los padres ha resultado imposible viajar y temen que un vuelo en el que pasen por muchos países deje en riesgo la salud de la niña.

“A pesar de todo, siento que el tiempo ha pasado muy rápido. Mi esposo y yo tratamos de tomarlo un día a la vez”, dijo Emily.

Además, una vez que ingresen a Estados Unidos no están del todo seguros que les permitan regresar a China y temen quedarse sin su trabajo y su fuente de ingresos.

“Creo que no tendrían problemas para llegar a Idaho pero sí para regresar. Tenemos que esperar y ver qué sucede con las restricciones”, explicó Emily.

Emily y los padres biológicos se mantienen en contacto a través de FaceTime. Ellos sólo han logrado conocer a su hija a través de una pantalla y se encuentran realmente angustiados con la situación.

“Esperamos que logren conocerla antes de su primer cumpleaños”, dijo Emily.

Lo más alarmante del asunto es que todavía no tienen una idea sobre la fecha en que lograrán ir a buscarla.

“No puedo creer todo el tiempo que ha pasado. Pensamos que serían unas semanas extras y luego la buscarían”, dijo Emily.

La situación ha resultado muy problemática. Emily se ha comunicado en varias ocasiones con el senador Jim Risch para solicitar su apoyo al tramitar el pasaporte de la bebé y asegurarse de que todos sus papeles estén en orden.

 

Su caso ha generado miles de comentarios en las redes, es insólito que ella haya tenido que hacerse cargo de la bebé cuando su compromiso era solo ser responsable durante la gestación. 

Es un riesgo que podrían tener que asumir todas las mujeres que participan en la gestación subrogada, que además, produce para ellas complicaciones a nivel emocional cuando llega el momento de despedirse del niño con el que crearon un vínculo importante en el embarazo.

No sabe con certeza cuánto tiempo más Emily cuidará a la pequeña, pero esperamos que todo se solucione cuanto antes para que los padres puedan conocer a su hija.