Adoptan al perrito que no podía dormir por temor a la calle y le hacen saber que ya está a salvo

Cuando un perrito ha pasado por tantas desdichas y riesgos en las calles, sin nadie que se preocupe por su bienestar y cuidados, terminan por crear mecanismos de supervivencia tanto como les es posible.

En algunos casos incluso pierden la esperanza, se resignan creyendo que su situación jamás cambiará. 

El perrito Buddy vivió durante mucho tiempo en las calles

El perrito Buddy no quería dormir porque creía que seguía en la calleBuddy es un hermoso, pero desconfiado, perrito bicolor. Fue encontrado deambulando en las calles de Santa Elena, Ecuador. Había vivido probablemente durante toda su existencia sin un techo y, por supuesto, no era algo que le gustara, por el contrario, estaba aterrado.

Afortunadamente, los rescatistas de Salvando Patitas aparecieron, el pasado 30 de abril, en la vida de Buddy para ayudarlo. El semblante del perrito reflejaba toda la tristeza acumulada a través del tiempo y necesitaba ser auxiliado por un veterinario de inmediato.

Ayudar a Buddy no sería fácil debido a las restricciones que se mantenían en su país

“Encontramos a este perrito en un pueblo de Santa Elena. Por favor, necesitamos atención veterinaria urgente, estamos llevándolo a Guayaquil, pero por el toque de queda no podremos hacer mucho hoy.

Ayúdenme a difundir para que @bienestaranimalgye_ pueda colaborar con la atención médica”, comunicó en sus redes sociales Salvando Patitas.

La petición de ayuda hecha por Salvando Patitas no fue ignorada por los internautas. Miles de usuarios en las redes sociales comenzaron a difundir la historia del perrito para que pudiera recibir la atención médica que tanto necesitaba.

¡Su estado de salud no era tan grave como temían!

Los rescatistas temían que Buddy tuviera moquillo porque tenía todos los síntomas de la enfermedad. Tras habérsele realizado un minucioso análisis veterinario, la prueba a tal padecimiento fue negativa.

El rescate del perrito fue toda una odisea

“Estábamos preocupados porque tenía todos los síntomas, sin embargo, ahora está un poco más estable. Gracias a todos por difundir el caso y preocuparse”, señalaron los rescatistas de Salvando Patitas.

Sin saberlo, Buddy estaba a punto de iniciar una nueva vida. Los rescatistas lo cuidaron, alimentaron y llenaron de mimos. En menos de una semana su transformación fue espectacular, estaba listo para ser adoptado.

El amor hizo que Buddy cambiara drásticamente

Megan Quiroz, una chica que es amante de los animales, adoptó al perrito, recibiéndolo con todo su amor en su casa. No obstante, las primeras noches en su nueva casa no fueron sencillas para el perrito acostumbrado a pernoctar en la calle.

No podía cerrar sus ojitos y descansar porque sentía que debía mantenerse alerta para sobrevivir a los riesgos que hay en la calle. Megan no tenía otra opción más que ser paciente y transmitirle mucho amor a este atemorizado perrito.

“¿Cómo le explico que no tiene que aguantar el sueño? Que ya no está en la calle y no tiene que estar alerta. Que puede dormir tranquilo porque por fin tiene un hogar”, escribió Megan en un emotivo video que se hizo viral.

El peludo solo pudo conciliar el sueño estando acurrucado con su nueva humana. Cada día continúa mejorando. Se mantiene en tratamiento para erradicar las decenas de garrapatas que vivían en él y, posteriormente, su piel también será medicada para que logre recuperar su salud al por completo.

El perrito adora pasear junto a su pequeña humana y la cuida como su hermano mayor

Han pasado dos meses desde que Buddy fue rescatado. Poco a poco, está asimilando que jamás dormirá otra vez en las calles y tampoco se sentirá solo.

Ahora sus pasatiempos preferidos son salir de paseo, al parque que muchas veces recorrió, pero en compañía de su pequeña hermanita humana que ama abrazarlo y besarlo.

Cada vez le es más sencillo dormir

@megan_quirozMi chiquito🥺♬ my audio yellow – 𝒷♡

Megan decidió dar a conocer la historia de Buddy para que más personan se motiven a abrir su corazón a los perritos sin hogar porque son ellos los más necesitados.

Como Megan, tú también puedes cambiar la vida de un perrito, tu mejor recompensa será su amor infinito. ¡Adopta, no compres!