Adoptan a un joven de 17 años huérfano que era rechazado por todas las familias

Chad y Paul Beanblossom son una amorosa pareja. Ahora, se encuentran celebrando por todo lo alto una nueva etapa de sus vidas tras la adopción de un joven adolescente con el que lograron hacer una maravillosa conexión.

Chad y Paul tienen hijos biológicos e incluso son abuelos gracias a las familias que formaron antes de su matrimonio.

Los adolescentes sin hogar tienen muchas más dificultades para conseguir una familia, ya que la mayoría de las parejas buscan bebés. Afortunadamente, el caso de Michael dio un giro inesperado y después de años muy difíciles puede decir que encontró a sus padres.

“No importa la edad, todos los niños quieren una familia. Quieren normalidad”, dijo Chad.

Michael perdió a su mamá hace un par de años y el Estado se hizo cargo de él. El joven tuvo muchas dificultades al sentirse tan solo y desamparado y enfrentó un sinfín de problemas en sus hogares de acogida.

Varias familiares intentaron darle una nueva oportunidad pero él simplemente no se sentía a gusto y prefería escapar de allí.

Michael fue adoptado con 17 años de edad.

Incluso llegaron a considerarlo como un joven de “alto riesgo”. Todo esto cambió cuando los Beanblossom le abrieron las puertas de su casa.

“Jamás lo hemos visto como un joven peligroso. Desde que llegó se robó nuestros corazones. Nos ha enseñado mucho. Nuestra vida entera gira alrededor de él”, aseguran sus padres.

En abril, una fuerte tragedia impactó a la familia. Un inesperado incendio les arrebató su hogar y tuvieron que comenzar prácticamente desde cero. A lo largo de todo el proceso, sus vínculos con Michael no hicieron más que fortalecerse.

“Pasamos por una catástrofe y logramos salir como una familia mucho más unida”, dijo Paul.

Fue allí cuando comprendieron que se trataba de algo especial y que querían formalizar la adopción. Durante la pandemia, esto podría tornarse algo complicado pero la familia se las ingenió y celebraron la ceremonia de adopción a través de Zoom.

“80 amigos y familiares estuvieron presentes. El juez dijo que nunca había realizado una adopción virtual con tanta gente. Fue perfecto”, recuerda Chad.

A su edad, las posibilidades de Michael de conseguir un hogar amoroso eran terriblemente bajas. En varias ocasiones brindaron hogar temporal a algunos niños sin hogar pero Michael es el primero que deciden adoptar. No hay dudas de que ha llegado para brindarle un nuevo significado a sus vidas.

Paul y Chad han logrado salvar la vida de Michael con este enorme acto de amor. Comparte este gesto que ha dado tanto de qué hablar.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!