Ada, de 98 años, decidió mudarse a una residencia para cuidar a su “pequeño” hijo de 80

El vínculo de amor de madre e hijo es uno de los más fuertes y siempre prevalece a pesar de la distancia y condiciones, no hay sentimientos que se puedan comparar con el amor que siente una madre por sus hijos a quienes a pesar del tiempo siempre procuran proteger y cuidar.

Ada Keating, de 98 años, se ha convertido en protagonista de muchas publicaciones en las redes después de que salió a la luz en los medios de comunicación el gesto que tuvo con su hijo Tom, de 80 años.

Ella expresó “¡Nunca dejas de ser mamá!”, relatando que decidió mudarse a la misma residencia de ancianos de su “pequeño” hijo Tom.

Los cuidadores de la institución y todo el personal siguen muy de cerca la particular historia de esta familia.

Ada dijo que quería estar cerca de su hijo para cuidarlo, Tom, ingresó en la residencia de mayores en el año 2016 porque necesitaba cuidados especiales. Pero Ada no soportó no tenerlo en casa, así que meses después sus familiares hicieron las gestiones necesarias para complacer su deseo de mudarse a la residencia donde Tom vivía.

Ellos son inseparables y les encanta pasar tiempo junto, tienen una relación muy especial, Tom nunca se casó y vivió todo el tiempo con su madre.

Cada noche, Ada va a la habitación de Tom para darle las buenas noches y por las mañanas le da los buenos días. Asegura que no importa la edad, jamás deja de ser madre.

“Estoy feliz de ver a mi madre todos los días ahora que vive aquí. Ella es muy buena cuidándome”, relató Tom.

VER TAMBIÉN:  Con un engaño rescataron a la niña que estaba a punto de saltar al vacío desde el piso 17

A pesar de que él tiene 80 años, su madre todavía le llama la atención, y le dice que se comporte.

Ada y su fallecido esposo Harry, tuvieron cuatro hijos: Tom, Margi, Janet y Barbara, que murió cuando tenía 13 años.

Philip Daniels es uno de los cuidadores de la residencia, y comentó: “Es muy conmovedor ver la estrecha relación que tienen Tom y Ada, estamos muy contentos de poder satisfacer sus necesidades”.

Debi Higham, una nieta de Ada, y otros miembros de su familia los visitan con frecuencia en la residencia y comparten con ellos.

Daily Mail

Aseguran que están felices de saber que puedan convivir juntos conociendo el amor tan grande que se tienen, Ada está muy contenta de brindarle su cariño a su hijo y de pasar los días a su lado, así como él agradece la presencia de su amada madre.

Vale la pena compartir esta preciosa historia de amor verdadero.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!