Acuden a las redes porque sus padres y familiares se negaron a acompañarlas en su boda

Se supone que la celebración de una boda es un motivo de celebración, pero esto no fue lo que les pasó a Chaya Milchtein y Jodyann Morgan, quienes no contaron con la presencia de sus seres queridos más cercanos, y no precisamente por las restricciones del COVID-19.

La celebración del día más importante de sus vidas fue pequeña e íntima porque sus padres no quisieron acompañarlas.

Chaya, quien es profesora, escritora y conferencista de Milwaukee, conoció a Jodyann, una trabajadora de seguridad de Nueva York hace cuatro años. 

Ambas se mudaron juntas con su gato y una tortuga, a Milwaukee, ciudad natal de Chaya, tras celebrar su matrimonio en un hermoso Airbnb con mucha vegetación. 

Las novias planearon su boda con antelación, pero por el COVID-19 no pudieron contar con el número de invitados que les hubiese gustado. Decidieron ser menos extravagantes, pero su familia directa no aceptó la invitación.

En la ceremonia no hubo invitados presentes, pero a través de la web había 10.400 personas conectadas para compartir con ellas ese momento especial. Los espectadores vieron la ceremonia virtual al conocer la historia y solidarizarse con ellas.

“Nos casamos en Indianápolis en un lugar en el que podíamos aventurarnos de forma segura. Se llevó a cabo en un hermoso Airbnb, cuyo patio trasero empalmaba con el río Blanco. Solo nuestros planificadores de bodas nos vieron ese día, con mascarillas, por supuesto”, dijo la pareja.

Las novias aprovecharon que no tenían que atender a invitados para enfocarse en los detalles y colaborar con los proveedores para crear una ceremonia realmente única y hermosa.

“Ninguno de nuestros padres estaba interesado en celebrar con nosotras», dijo Chaya.

La celebración incluía algunas costumbres judías, y fue vista por miles de personas. Transmitir en vivo la boda fue una genial idea.

Aunque sus familiares cercanos no estuvieron allí, ellas se sintieron acompañadas por los asistentes virtuales que se tomaron el tiempo para compartir una ocasión tan especial para estas novias.

Casarse en Indiana fue realmente fácil, no requirió testigos, la licencia de boda no tenía un período de espera y podía obtenerse en línea.

“Nuestra relación realmente ha recibido el apoyo de una comunidad en las redes, por eso, en cuanto establecieron medidas contra el coronavirus pensamos transmitirla en vivo», dijo Chaya.

Chaya y Morgan animan a otras parejas a celebrar bodas íntimas durante la pandemia. Desde que publicaron su historia, Airbnb se ha puesto en contacto con la pareja para ofrecerles un dulce regalo de luna de miel europea.

Aunque su familia no apoya su relación, nada las detuvo para demostrar que su amor prevalece ante cualquier adversidad. Comparte esta ceremonia que ha recibido tantos comentarios.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!