Acude al hospital con una presunta apendicitis y da a luz a un bebé sin enterarse de su embarazo

Las píldoras anticonceptivas son de los métodos anticonceptivos más populares, y por buenas razones: son eficaces en su 99 por ciento y fáciles de usar.

Sin embargo, la precisión con la que se debe tomar puede resultar abrumadora para muchas mujeres, solo basta olvidar tomarla un día o a deshora para reducir su eficacia.

La joven vive en Essex, Inglaterra.

Esta es la historia de Jodi-Marie Ash, una joven de 20 años, que descubrió que estaba embarazada cuando entró en trabajo de parto.

Todo sucedió cuando terminó su jornada laboral, es camarera en un pequeño restaurante y al final de su turno de ocho horas sintió un fuerte dolor de estómago, nunca imaginó que se trataba de un embarazo, pues asegura que estaba tomando la píldora.

Asegura haber tomado la píldora durante todo el embarazo.

Jodi no tuvo ningún síntoma, mantuvo su peso y talla, y hasta su período fue normal. Lo que es aún más impresionante, es que la joven se realizó una prueba de embarazo cinco meses antes de dar a luz y salió negativo.

Afirma que no la realizó porque tenía alguna sospecha, sino para apoyar a una amiga que estaba asustada de hacerlo sola.

“Solo lo hice porque mi amiga pensó que estaba embarazada, le dije que haría una prueba con ella para para que no estuviera asustada, no fue porque pensaba que yo lo estaba. Nunca me creció la barriga, después de comer me hinchaba un poco más de lo normal, pero no había nada de qué preocuparme”.

Para Jodi todo cambió el 12 de mayo de 2019 cuando despertó con malestar estomacal, a pesar de no sentirse muy bien se fue a trabajar. Pero al final del día, no pudo aguantar el dolor y fue llevada de emergencia al hospital. Al respecto la joven comentó:

“Pensé que el dolor era apendicitis, dolor de estómago o que había comido algo mal. Estaba pensando en todo este tipo de cosas, pero no pensé ni por un segundo que estaba en trabajo de parto. En el hospital el médico me dijo: ‘Te vamos hacer una prueba de embarazo’ y yo dije: ‘está bien’ y salió positivo”.

El resto pasó muy rápido para Jodi, fue enviada en silla de rueda a la sala parto mientras intentaba asimilar por todo lo que estaba pasando. Después de una hora y media nació su pequeña bebé Skyla pesando 2, 400 gramos.

La joven destacó que tanto su familia como la del padre de la bebé estuvieron presentes durante todo el proceso, también la ayudaron con todo lo que necesita un recién nacido en tiempo récord.

“Todos nos apoyaron mucho, así que no tuvimos que correr y hacer mucho para ser honestos. Llamé a mi mamá y mi papá y simplemente lo puse en Facebook para que todos los vieran, no quería tener que llamar a todos y decir lo que había pasado.

Si bien Jodi nunca imaginó pasar por esa situación asegura que su instinto como madre se ha activado y que ahora no lo haría de otra manera. También afirma que desde entonces se hace una prueba de embarazo cada tres meses para evitar sorpresas.

Sin duda, la vida nos puede cambiar de un momento a otro. No te vayas sin compartir esta historia en tus redes y déjanos saber tu opinión.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!