Abren el ataúd en el funeral para ver a su ser querido muerto por COVID-19 ignorando el peligro

Después de la propagación del coronavirus se han establecido medidas de seguridad para prevenir el contagio, algunos países han declarado estado de alarma restringiendo la circulación de los ciudadanos.

Han surgido muchos cambios en las actividades rutinarias como consecuencia de la pandemia en un escenario llamado «nueva normalidad», donde el uso de mascarillas es recomendado y en algunos sitios obligatorio, se debe mantener distanciamiento social y tomar varias previsiones para evitar ser contagiado.

Uno de los protocolos que ha afectado a miles de familias es la prohibición de celebrar ritos de despedida a los fallecidos, los velatorios hasta se han suspendido o pueden llevarse a cabo con un máximo de personas.

En aquellos países donde el COVID-19 ha causado más estragos lamentablemente nadie puede darles el último adiós a sus seres queridos.

Recientemente se difundió en las redes sociales un vídeo en el que un grupo de personas que celebraba un funeral abrió el féretro para despedirse del fallecido.

Su intención era verlo por última vez, es algo común en este tipo de celebraciones, pero ante los riesgos de la pandemia debería estar totalmente prohibido, de hecho, la persona murió a causa del COVID-19.

Así que abrir el ataúd representó un gran riesgo para todos los presentes, ya que los cuerpos de las víctimas mortales del virus pueden ser fuentes de contagio y deben ser tratados con máximos protocolos de seguridad.

La imprudencia de este grupo de personas ha generado una ola de críticas en las redes.

El hecho ocurrió en el municipio de Malambo, una ciudad cercada a Barranquilla, capital del Atlántico, el segundo lugar de Colombia con más personas infectadas por coronavirus.

En el vídeo se puede apreciar cómo abren el féretro y además, abren la bolsa de seguridad en la que el personal, siguiendo el protocolo, introdujo el cuerpo.

Después de abrir el féretro, dejaron al descubierto el rostro del fallecido que había sido envuelva en una bolsa de plástico blanco con cremallera. Cuando los dolientes comprobaron la identidad del difunto se lanzaron sobre el ataúd para abrazarlo entre llantos y gritos. Ninguno de los presentes mantuvo el distanciamiento recomendado.

“El que tenga miedo que se vaya”, se escucha decir a un hombre entre la multitud.

Dary Luz Castaño, secretaria de salud del municipio en el que fue grabado el vídeo, declaró al respecto y confirmó que el fallecido había sido víctima del COVID-19 y ante la situación implementarán medidas para comprobar si hubo contagios.

Hasta el momento en Colombia se han registrado 77.113 contagios de coronavirus y 483 fallecidos.

La propagación del virus aumenta en América, así como la inconsciencia social que se hace presente en actos como este. Comparte esta noticia.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!