Guarda el regalo de su primer amor y lo abre 47 años después

Dicen que vivir el primer amor es una de las experiencias más hermosas. Este generalmente se conoce en la juventud y, así como puede hacerte muy feliz, es bien sabido que también puede romperte el corazón.

Para Adrian Pearce fue así… este abuelo conoció a su primer amor en la adolescencia hace casi 50 años, Vicki Allen, una mujer que entonces era una jovencita y le dio a Pearce un pequeño regalo envuelto en papel que debía abrir en la Navidad de 1971.

Tristemente para Pearce, antes de que llegara el momento de abrir el regalo, Vicki rompió su corazón besando a otro chico y dejándolo. Esto fue muy triste para el hombre, quien guardó el regalo y no lo abrió.

47 años después de que Vicki rompiera con Adrián se reunieron de nuevo gracias a un viejo amigo de la escuela, quien los puso en contacto para que se reunieran en un evento de caridad en Toronto.

Pearce y su esposa asistieron al evento para reunirse con el viejo amor de Pearce. Al volverse a encontrar y recordar todos aquellos momentos malos y buenos también recordaron aquel regalo que Pearce nunca abrió.

Afortunadamente, el hombre aún conservaba dicho regalo y en ese momento, después de casi 50 años y siendo adultos, volvieron a vivir aquel amor a través de ese pequeño regalo. Era momento de abrirlo de una vez por todas y saber qué había en su interior.

Al abrir el regalo se encontraron con un pequeño libro muy antiguo llamado “Amor Es”; este libro muestra a través de adorables ilustraciones ejemplos y refranes de amor.

“La ironía es extrema”, dijo Allen.

El amor somos todos nosotros, todos ustedes, aquí esta noche para la Oficina de Navidad de Edmonton”, agregó Adrian Pearce.

Allen dijo que estaba completamente sorprendida que el hombre aún conservara aquel regalo a pesar de todo lo que pasó, además del tiempo que había transcurrido; sin embargo, Pearce agregó que no tiene resentimientos hacia Allen, al contrario, le está muy agradecido, pues ha estado felizmente casado durante 40 años.

Daily Mail / Global News

Pearce conservó el regalo durante 47 años e incluso después de casado el hombre colocaba  cada año el regalo debajo del árbol, esto se volvió una tradición para él; sin embargo, su esposa no podía aguantar un año más con la duda respecto a qué habría dentro.

Incluso le dijo a su esposa e hijos que después de que muriera podían conservar el regalo, pero ella no lo quería; la mujer de Pearce agregó que está muy confiada en su matrimonio y que jamás ha sentido celos debido al regalo.

Es hermoso recordar el primer amor. Quizá no fue el mejor, pero siempre estará en nuestra memoria.

¿Recuerdas tu primer amor? Explícanos si guardas algo especial con cariño y comparte esta nota con todos tus amigos

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!