Los daneses son el pueblo más feliz del mundo gracias al “Hygge” y nos enseñan su secreto

Dinamarca suele estar en los primeros lugares de la lista de los países más felices del mundo. De hecho, tienen una palabra antigua que se refiere a hallar alegría en los placeres de todos los días como una gran contribución para su felicidad: La palabra es HYGGE. Hygge está asociado con una sensación de comodidad, seguridad y pertenencia.

¿Alguna vez te has sentado a beber chocolate caliente mientras te resguardas con una buena cobija en un día frío? ¿O has tomado un helado a la sombra de un árbol durante el verano? ¡Felicidades, has experimentado Hygge!

gettyimages

Hay un par de cosas que pueden atraer Hygge a tu hogar y a tu vida, según los daneses:

1. Invierte en velas

El pueblo danés usa más velas que cualquier otro país en el mundo, y por una buena razón: Flamas tintineantes y cálidas, aromas aterciopelados y un brillo de gentil tono ámbar crea una encantadora atmósfera.

Tip extra: Las velas con mechas de madera además sonarán con pequeños crujidos, como de fogata. Súper Hygge.

2. Mantén cerca tu bebida caliente favorita

Café, chocolate, un tecito de menta o mate, lo que sea que haga a tu corazón sentirse tibio. Las bebidas calientes tienen la capacidad de infundirnos una sensación de confort y comodidad en casi cualquier situación.

3.Conéctate

Conéctate, pero no sólo al Facebook. Aunque puede sentirse a solas, el convivir con otras personas es reconocido ampliamente como un factor clave en el Hygge. Invita a tus amigos a tu hogar, cocina una buena comida casera y hablen. Sin teléfonos, sin distracciones. Vive el momento.

4. acurrúcate

Suéteres, cobertores y calcetines suavecitos: esa sensación acogedora es esencial. Cuando el sol se esconde, llueve y el clima parece depresivo es, de hecho, el momento perfecto para envolverte junto con tus mascotas y seres queridos en un capullo de puro amor y Hygge.

VER TAMBIÉN:  Muere Nahir, la niña que cubrió los gastos de su tratamiento con la recolección de tapones

5. Desacelera

Todo lo que atrae Hygge implica también vivir el momento, tomarte tu tiempo y disfrutar. El mundo no va a parar, pero cuando disfrutas los pequeños placeres de los calcetines afelpados y el té de frambuesa o las hamacas lentas y el agua de crema de coco, el mundo ciertamente parece bajar un poquito su ritmo para mirarte ser feliz.

6. Rodéate de naturaleza

Gran parte de la decoración de interiores escandinava incluye maderas naturales y plantas, que traen el bosque a casa. Consíguete unas lindas flores o, si eres novato como yo, unas matitas fáciles de cuidar y disfruta su belleza y la ligereza que le regalan al aire de la habitación.

7. Comida casera

Aunque la pizza es y siempre será uno de esos placeres mundanos que parecen celestiales, no hay nada como una buena comida casera para experimentar Hygge. ¿Recuerdas la sopa de te hacía mamá cuando estabas enfermo o el pastel de la abuela? Nada crea una atmósfera tan linda como la comida cocinada con amor. ¿Qué te parece compartir esa preciada receta familiar con tus mejores amigos? ¡Y no olvides un buen vinito!

hyggehouse, bbc

Considerando que el clima en Dinamarca es algo más frío que en otros lugares, siéntete libre de disfrutar una cerveza bien fría en lugar de un chocolate caliente, si lo prefieres. También hay algo de Hygge en ello.

¡Comparte alegría y Hygge con tus amigos, familiares y hasta tus enemigos! (ojalá les quite lo agrio)

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!