Tras perder a su amada hija, un funeral diferente fue la mejor manera de sanar su corazón

Para Lucia Maya el momento más triste de su vida comenzó con una llamada. Cuando contestó el teléfono, su hija de 21 años, Elizabeth, le contó desesperada por lo que estaba pasando.

“Me llamó un día llorando por el dolor tan intenso que estaba sintiendo”, recuerda Lucia, “Ella no era del tipo de persona que se quejaba y lloraba. Entonces dije, OK, algo está realmente mal”.

Durante semanas, Elizabeth, quien estudiaba Escritura Creativa en la Universidad de Arizona, había estaba lidiando con un insoportable dolor en su pecho, sumado a una preocupante inflamación en su cuello y cara. No obstante, a pesar de los alarmantes síntomas, en el centro clínico para estudiantes le dijeron que probablemente se trataba tan solo de una alergia muy fuerte.

De inmediato, Elizabeth fue llevada a emergencias, donde los rayos X revelaron un tumor en su pecho del tamaño de una pelota de baseball. El diagnóstico: linfoma no hodgkin.

Aquí Elizabeth con su madre y su radiante sonrisa

En un principio, seis rondas de quimioterapia bastaron para hacer retroceder al cáncer. Pero la batalla apenas empezaba: pronto el cáncer arremetería de nuevo extendiéndose hasta su cerebro. Lo doctores ya no podían hacer nada más por ella.

Así, ni siquiera un año después desde que comenzó a sentir el dolor por primera vez, Elizabeth tuvo que ser referida a cuidados paleativos (estos se basan en ayudar al paciente a mejorar su calidad de vida, no a extenderla).

Fue entonces cuando, repentinamente, Lucia se encontró en la desgarradora posición de tener que planear un funeral para su hija que aún se encontraba con vida.

VER TAMBIÉN:  Una modelo fue rechazada por ser de “talla grande” y ahora está revolucionando la moda

Tras la muerte un ser querido, el primer paso a seguir para la mayoría es contactar a una funeraria para que se encargue de los arreglos. Sin embargo, existe otra opción que está ganando cada vez más popularidad entre muchas familias: funerales en casa.

Un funeral en casa implica a menudo pasar por alto los procesos tradicionales de embalsamiento, para optar por una manera más amable de preservar el cuerpo: bañándolo y conservándolo frío con hielo seco, por ejemplo. Algunas familias prefieren velar el cuerpo en su morada antes de enviarlo a enterrar o a cremar de la manera convencional. Otras, dependiendo de la ley del estado donde se encuentren, prefieren enterrar a sus seres queridos en parcelas familiares y no en el cementerio.

Madre e hija ¡el amor más puro!

Aunque los funerales en casa son mucho menos costosos que las ceremonias convencionales, afirma la Dra. Cacciatore, esta opción pocas veces se toma con base en el dinero. Para muchas personas se trata de sanación. 

“Pienso que tiene un efecto terapéutico, puesto que cuando tu ser querido ha muerto, y permanece en casa, puedes enfrentar esa realidad cuantas veces necesites”, comenta, “Puedes entrar a la habitación y quedarte allí sentado las 24 horas del día, durante 3 o 4 días, observar el cuerpo y entender que ya no es nada más que un cuerpo”.

Luego de dos meses siendo fervorosamente amada y cuidada por su madre, Elizabeth finalmente falleció un domingo, a finales del 2012.

Elizabeth llevaba semanas sin comer. Su madre se despertó ese fatídico día a las 4 a.m. sintiendo que el momento estaba a punto de llegar. Tomó la mano de su hija y la sostuvo hasta su último aliento.

VER TAMBIÉN:  Así fue como los niños de EEUU cantaron "Construyan el muro" a sus compañeros latinos

Para este momento, Lucia, su pareja, el padre de Elizabeth y hasta la misma Elizabeth ya habían decidido que un funeral en casa sería lo mejor para ellos.

“¿Quién más que tú podría hacerse cargo de esa persona que tanto amas?” Comenta la Dra. Cacciatore

“Era bueno saber que no teníamos que apurarnos en llamar a la funeraria para que vinieran a buscar el cuerpo”, dice Lucia,“Sabíamos que teníamos tiempo”.

Lucia y su hermana bañaron a Elizabeth, untaron su cuerpo con aromáticos aceites, la acostaron sobre una mesa con hielo seco debajo y la envolvieron en hermosas telas y prendas, con pétalos de rosa esparcidos encima.

El lunes, fueron familiares y amigos a darle su último adiós a Elizabeth en el lugar que ella siempre llamó su hogar. Una amiga llevó una cartulina que sería utilizada luego para transportar el cuerpo de Elizabeth y cada visitante la adornó con notas de cariño.

El martes Elizabeth fue llevada al crematorio y Lucia junto a los más cercanos a su familia acudieron a presenciar cómo el cuerpo entraba al horno crematorio. Lucia pensó que sería sumamente difícil para ella, pero cuenta que para cuando ese momento llegó, ella estaba lista: el cuerpo de Elizabeth no era más que un recipiente vacío.

Upworthy  / Luminous Blue

“Se sintió tan sanador ser capaz de hacer todas esas últimas cosas para ocuparme de ella”, dice Lucia.

Ella sabe que un funeral en casa no es la mejor opción para todos, pero desea compartir su historia porque quiere que la gente sepa que por lo menos es una opción.

Para Lucia haber hecho las cosas de esta manera significó poder vivir sin un solo arrepentimiento de cómo paso los últimos días con su hija.

VER TAMBIÉN:  Si odias pasarte la vida limpiando, será mejor que aprendas estos prácticos consejos :D

La mejor opción será siempre la que dé paz ¿Tú qué opinas? ¡Comparte esta historia!

 

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

No te pierdas las noticias más inspiradoras, divertidas y curiosas.

Síguenos en Facebook,
¡No te arrepentirás!