Su médico le dijo que sus bebés morirían, y lo que pasó sorprendió a todos en la sala de parto

Los milagros sí existen y esta historia es una demostración de ello, Kate y su esposo tenían dos hijos cuando recibieron la noticia de que ella estaba embarazada. El médico en la primera cita mientras realizaba la ecografía sonrió y levantó dos dedos, ante esto Kate preguntó confundida si se trataba del signo de la paz pero el doctor exclamó: “¡Son dos!”

Y así se enteraron de que serían dos bebés los que llegarían a su familia, pero tras la inseminación los embriones habían sufrido su primera separación entre 8 y 13 días después así que no tenían una membrana protectora entre los dos, estuvieron a solo unos días de ser siameses.

Este tipo de embarazo se conoce como monoamniótico, y tiene el grave riesgo de que los cordones umbilicales de los bebés se conviertan en una peligrosa amenaza, aumentando la posibilidad de que sufran estrangulamiento, enredo y bloqueo, atentando contra la vida de los bebés.

Cuando ocurren estos casos, los bebés solamente tiene 50% de posibilidades de sobrevivir. Ante este diagnóstico, el médico le recomendó a Kate que no le dijera a nadie sobre su embarazo porque lo más probable era que los bebés no sobrevivieran y que la naturaleza debía tomar su curso.

Ella buscó otra opinión y se cambió de doctor de inmediato, desde la semana 28 de su embarazo estuvo durante 5 semanas internada en un centro hospitalario luchando para que sus bebés sobrevivieran.

Finalmente, los bebés nacieron por cesárea, y cuando los médicos vieron el cordón umbilical toda la sala de parto se inundó de un silencio absoluto y rostros de asombro. ¡Era increíble!

VER TAMBIÉN:  Los 15 mejores alimentos para limpiar las venas y arterias ¡No pueden faltar en la dieta!

Estaban completamente entrelazados, pero las dos niñas sobrevivieron y estaban en perfecto estado de salud a pesar de ser prematuras. Se llaman Harper y Cleo.

Tenían menor tamaño y peso que la media por ser prematuras pero estaban saludables, ¡dos milagros!
La cesárea se realizó en el momento perfecto, de haber esperado un poco más los cordones umbilicales habrían bloqueado el sustento vital de las pequeñas. Ellas no necesitaron recibir ni ventilación, ni incubadora, solamente permanecieron bajo cuidados especiales.

Poco tiempo después Kate pudo llevar a sus pequeñas a casa, que contra todo pronóstico ganaron la batalla para hacer muy felices a su familia y alcanzar todos sus sueños.

En un caso como el que ellas padecieron la probabilidad de sobrevivir es de 1%, ahora las niñas tienen 8 años y sin las mejores amigas.

hefty

Su valentía y ganas de vivir fortalecida por el apoyo que recibieron de parte de su mamá las hizo sobrevivir rompiendo todos los esquemas y convirtiéndose en un testimonio de fe. ¡Compártelo!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

No te pierdas las noticias más inspiradoras, divertidas y curiosas.

Síguenos en Facebook,
¡No te arrepentirás!