Solo le quedan 6 meses de vida y antes de partir necesita encontrar una familia para su hija

Vicky Pickard es una madre soltera de 44 años, hace poco fue diagnosticada con cáncer de páncreas. Los doctores le dijeron que solo le quedan 6 meses de vida. Y en lo único que piensa es aprovechar ese escaso tiempo para encontrar una madre que se pueda hacer cargo de su hija Jessica, quien sufre una discapacidad.

Jessica tiene 19 años y es una de las 7 personas del mundo diagnosticada con el trastorno genético síndrome de Toriello-Carey, por lo cual necesita atención constante.

Vicky sabe que sus padres, Joan y David, podrían apoyar a Jessica, sin embargo también es consciente de que la edad de ellos, 70 años, no les permitirá otorgar las atenciones que Jessica necesita por mucho tiempo. “Mis padres son mis superhéroes. Son siempre a mi lado. Los amo tanto. Sin embargo, son más de 70 años y no siempre será capaz de cuidar de Jess”.

“Jess tenía cinco meses cuando se le diagnosticó. Me hicieron un scanner a las 32 semanas, ya que no había sentido mucho su movimiento”.

“Primero había sido diagnosticado una enfermedad llamada ventrículomegalia, donde hay exceso de líquido en los ventrículos cerebrales. Me dijeron que podría ser el síndrome de Down, un trastorno genético o podría ser nada”. “Estaba muy molesta, pero a lo largo sentí que algo no estaba bien. Yo estaba muy llorosa y desesperada para abrazarla.”

'

“Jess es una joven sorprendente”, dice Vicky. “Ella tiene 19 años, pero es dependiente las 24 horas del día de la ayuda. Tiene malformaciones cerebrales, defectos cardíacos y el tono muscular débil. Es epiléptica y está en el espectro del autismo”.

VER TAMBIÉN:  El erizo vampiro más popular de Instagram es una sensación, su historia te enamorará

“Jessica tuvo una traqueotomía cuando era más joven, por lo que se alimentó de tubo hasta que tenía unos siete años, pero es de buen comer ahora”.

Ella tiene un monitor cardíaco durante la noche pero a veces tiene convulsiones en su sueño. Necesita ayuda para preparar los alimentos, para vestirse y no tiene ninguna sensación de peligro, por lo que  necesita a alguien con ella todo el tiempo.

A sus pocos meses de vida ella está aprovechando cada segundo al máximo, compartieron el mes de diciembre junto a sus padres y fue grandioso, llevaron a Jess a ver una película de Disney.

“Sabiendo que eran mis últimos momentos con ellos, fue duro y hubo unas cuantas lágrimas. Pero había más momentos felices que tristes. En la parte superior de la lista de deseos de Vicky estaba conseguir una madre adoptiva y la familia para cuidar a Jessica”.

“Nos encontramos con una familia encantadora a través Guideposts pero vivían demasiado lejos”, dice Vicky. “Soy hija único, así que no tengo hermanos. No quiero presionar a nadie, pero me gustaría una familia que Jessica ya conozca. Y es importante Jess estar cerca de mi mamá y papá y todos sus amigos“.

“Hay un montón de opciones más adelante, como centros de día o de trabajo apoyado. Mi ideal es encontrar a alguien que conozca a Jess y mis padres, antes de que yo haya muerto y dar un respiro a mis padres que tienen Jess algunos fines de semana. Por lo que será una transición suave cuando Jessica necesita una familia de acogida a tiempo completo”.

Vicky Pickard también desea crear consciencia sobre el cáncer de páncreas, que tiene una de las tasas de supervivencia más bajas de todos los cánceres. “Lo llaman el asesino silencioso y es verdad”, dice Vicky. “Creo que probablemente comenzó hace años. Que estaba teniendo indigestión y sensación de cansancio”.

VER TAMBIÉN:  Recaudan más de 190.000 dólares para que este abuelito de 90 años pueda dejar de trabajar

Visité varias veces el hospital, pero en muchos casos atribuían mis síntomas a un virus, los síntomas del cáncer de páncreas al principio son como los de una afección común, es muy difícil sospechar que se padece una enfermedad tan grave.

A Vicky la diagnosticaron en diciembre del 2015, después de los médicos inicialmente sospecharan de cálculos biliares y le extirparan la vesícula biliar. Sin embargo, el próximo mes cayó enferma con sepsis, fue entonces cuando los médicos tomaron biopsias de sus conductos biliares como medida de precaución.

“Un par de semanas más tarde fui a un seguimiento. El doctor dijo: ‘Tu biopsia está de vuelta. Lo siento. Tienes cáncer de las vías biliares. Yo estaba en shock absoluto”.

Vicky fue enviada al Hospital Real de Londres y en noviembre el año 2015 para una cirugía de 10 horas y media, llamada: el procedimiento de Whipple.

“Retiraron la mayor parte de mi páncreas, toda mi conducto biliar, mi duodeno, la parte de mi estómago y 15 ganglios linfáticos. Yo sabía que iba a necesitar quimioterapia, pero pensado, con suerte, podría entonces seguir adelante con mi vida. Lamentablemente, las pruebas mostraron un tumor primario que estaba en mi páncreas y tenía tumores secundarios.”

“Tan pronto como mi cirujano dijo que era cáncer de páncreas, sabía que iba a morir”. Sentí  pánico total, me angustiaba mucho dejar a Jess. Esa debe ser la peor pesadilla para cualquier padre, me preocupaba sobre todo por las discapacidades de mi hija”.

DailyMirror

“La última vez, yo estaba tan enferma que los médicos creyeron que la quimio me iba a matar primero. Pero logré convencerlos de que no me rendiría. El primer pronóstico de vida que recibí fue de seis meses. Pero pensé que lucharía para vivir más que eso”.

VER TAMBIÉN:  Monty, el gatito con Síndrome de Down que ha robado el corazón de todos ¡Conoce su historia!

“Cuanto más tiempo tengo, más podré poner las cosas en su lugar para el futuro de Jess.”

Comparte esta historia, ayuda a Vicky a conseguir una mamá adecuada para Jessica. Son muchas vidas las que quedan a la deriva luego de que las enfermedades se llevan a sus seres queridos.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

No te pierdas las noticias más inspiradoras, divertidas y curiosas.

Síguenos en Facebook,
¡No te arrepentirás!