7 cosas muy importantes que se aprenden después de dejar el alcohol durante un año

Kelly Fitzgerald era una chica común con una vida común. Hacía lo que cualquier persona normal de su edad, hasta que su vida dio un giro muy grande, cuando decidió dejar por completo el alcohol. Esto es lo que dijo:

“¡Woow, no puedo creer que esté escribiendo esto! Si estás leyendo esto es porque lo logré. Logré estar un año completo sin beber alcohol. El 6 de mayo de 2013 me tomé mi último trago y nunca olvidaré lo que sentí. Estaba cansada de estar enferma y agotada. Estaba cansada de ser la chica de la fiesta, de sentirme mal, estaba cansada de decepcionar y avergonzar a mis amigos y a mis seres queridos. Decidí que necesitaba un gran cambio; tratar de beber con moderación no había demostrado ser la mejor opción para mi. Nunca funcionó. Ya era suficiente. Intenté algo que nunca había hecho antes, dejé de beber alcohol por completo.

Cuando comencé este viaje sobria no estaba segura de cuánto tiempo me duraría y ahora no puedo imaginar volver a cómo era mi vida antes. Los aspectos positivos han sido abundantes y los negativos han sido casi nulos.” Aquí tienes las principales lecciones que ella aprendió.

1. Todos los sentidos se agudizan. El ofato de Kelly mejoró un 100% y sus emociones estaban realmente presentes sin altibajos.
1sentidos

2. El alcohol sin medida no es  una verdadera diversión. A temprana edad muchos comienzan a beber por socializar y pasar el rato. En el caso de Kelly así fue, pero esto no paró, hasta el punto en que se dio cuenta de que todos sus problemas estaban relacionados con el alcohol.  2diversion

'
VER TAMBIÉN:  Los 28 Envases Más Dinámicos y Originales Que Jamás Hayas Visto ¡Esto Es Marketing Creativo! :)

3. La vida tiene más control. Muchas veces el alcohol parece ser la mejor solución para cualquier tipo de problema, pero sólo es un engaño durante algunas horas, pues trae más problemas de los que imaginamos. Kelly dice que ella estaba acostumbrada a que su vida fuera un gran problema y desde que lo ha dejado, muchos de sus problemas dejaron de existir. 3vida

4. Mereces amor. El alcohol y los problemas en conjunto nos llevan a sentirnos de la peor manera y muchas veces perdemos el amor propio. “Yo estaba mal y por eso mi mente me decía que estaba destinada a tener una relación complicada. Ahora se que eso era una auténtica locura” dice Kelly. Y es algo que le pasa a muchas personas.4amor

5. Las personas tóxicas y los hábitos tóxicos. Aunque algunas personas lo nieguen, el alejarse de las personas con las que compartes la adicción, ya sea alcohol, drogas o malos hábitos, es de suma importancia. Sin ese factor de por medio muchas veces ya no queda nada en común. Kelly nos cuenta que por el camino se encontró con personas que, sin el alcohol, su relación no tenía sentido, pero también se dio cuenta de quienes la amaban de verdad. 5toxicos

6. Entender quien eres en realidad. Pasado un largo periodo de alcoholismo perdemos la noción real de quienes somos, pues olvidamos como reír, socializar o llorar sin alcohol. Parte de dejar el alcohol es aprender de nuevo, sentir miedo y redescubrirse. Kelly asegura que su vida actual es exactamente como la quiere pasar, sin resacas, sin problemas. last-drinkkk

7. No eres perfecto ¡Nadie lo es! Hundirse en la fantasía del alcohol nos encierra en una burbuja que nos hace sentir que todo está bien mientras estamos bajo sus efectos. Pero cuando despiertas.. todo es horrible
kelly boyfriend

VER TAMBIÉN:  Un estudio Prueba Que Tu Fecha De Nacimiento Influye En el estado de ánimo ¡Un Hallazgo Sumamente Increíble!

Fuente: Archive

Las lecciones que Kelly aprendió después de 1 año sin tomar alcohol cambiaron su vida por completo. Nadie está exento de sufrir algo así, pero nunca es demasiado tarde para tomar la firme decisión de cambiar el rumbo de tu vida.

¿Conoces a alguien que necesita ayuda? ¡Compártelo!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

No te pierdas las noticias más inspiradoras, divertidas y curiosas.

Síguenos en Facebook,
¡No te arrepentirás!