Si no sigues estas 6 recomendaciones al preparar el biberón puedes causar la muerte del bebé

Te sorprenderá saber por qué es tan importante la correcta preparación de un biberón. Tenemos la percepción de que preparar el biberón del bebé es una tarea que por ser repetitiva y fácil, no requiere esfuerzo ni atención. Pero es  una actividad de gran importancia porque aunque no lo creas no hacerlo de manera correcta puede causar daños en la salud del bebé que en algunos casos son muy graves.

Es muy importante seguir las instrucciones para su elaboración para no afectar el bienestar del bebé. No podemos asumir que es solo mezclar la leche de formula, con algo de agua y cereales para tener un biberón nutritivo. Debemos estar muy consientes de que algunas veces lo que es bueno para acompañar a la mezcla de la leche puede resultar muy devastador para la salud del bebé.

Es distinto cuando un bebé se alimenta directamente del pecho, ya que la leche que recibe es perfectamente equilibrada para sus necesidades. Esta leche es una perfecta combinación entre los nutrientes, los elementos inmunológicos, las grasas y los fluidos que se producen biológicamente sin tener que realizar alguna acción externa.

Al momento de preparar el biberón se debe tener presente que lo que se quiere es tratar de mantener ese equilibrio que necesita el bebé y esto es vital para él.

Si un bebé está siendo alimentado total o parcialmente con leche de formula, es recomendable tomar en cuenta estos cinco aspectos que son considerados importantes:

1.- La leche materna extraída no debe ser mezclada con la leche de fórmula.

Cuando se extrae la leche materna ésta puede ser utilizada inmediatamente o combinada con otra leche materna que se ha recogido previamente y se ha almacenado en el nevera o en el congelador.

VER TAMBIÉN:  Su mujer fue infiel y él le dió el mejor regalo sorpresa de su vida en su cumpleaños

Es muy importante no mezclar la leche materna con la formula infantil, con agua o con cualquier otro alimento o bebida.

De ser necesario que se complemente la alimentación del bebé con los dos tipos de leche, se recomienda que primero consuma la leche materna y luego cualquier otra fórmula por separado, de esta manera, se le da la opción al bebé de alimentarse primero con la leche materna y el valor nutritivo no se desperdicia.

2.- Se puede usar la leche materna de otras madres

En algunos países como en Australia, los hospitales tienen los bancos de leche materna, son instalaciones que recogen la donación de este tipo de leche. Ellos la pasteurizan y la ponen a disposición de sus pacientes más vulnerables, que son los bebés prematuros o enfermos de la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN), y cuyas madres son incapaces de suministrar suficiente leche para satisfacer las necesidades de su bebé.

Aunque no está establecido en una regulación, estas madres comparten la creencia de la importancia de la leche materna y la ofrecen ya sea porque la producen en exceso o de forma intencionada.

3.- Cuando se trata de leche de formula de debe seguir al pie de la letra el procedimiento que indica el fabricante o el pediatra para su preparación

Dejar de colocar la cantidad e agua requerida puede significar una deshidratación severa al bebé. Colocar  agua en mayor cantidad de la requerida, puede ocasionar una condición conocida como hiponatremia o “intoxicación por agua” producto de la alteración del delicado equilibrio de sales en el cuerpo por el consumo excesivo de agua.

VER TAMBIÉN:  El concierto de percusiones en la calle de este padre y su hijo te llenará de energía :D

4.-  Es imperativo hervir el agua primero

Una vez hervida el agua, y  mezclado se enfría a temperatura de consumo, con el fin de matar las bacterias. No hacerlo pone en riesgo al bebé de la infección.

Siempre que se vaya a preparar el biberón se debe hervir el agua para cada mezcla. La leche en polvo no es estéril y es el calor del agua que hace que sea segura para beber. Según las directrices de la Organización Mundial de la Salud el agua no debe estar nunca por encima de 70 grados centígrados cuando se prepara la mezcla para la preparación de la fórmula.

Una vez preparada es cuando se procede a enfriarla hasta llegar a la temperatura de alimentación. Debe ser utilizada siempre dentro de los 30 minutos después de preparada.

5.-  Agua especial para bebés

Se puede encontrar en el mercado agua embotellada especial sólo para bebés que esté lista para usar. Sin embargo aunque esto puede dar la impresión de ser lo último en comodidad, estos productos puede que no sean los más apropiados como bebidas para los bebés menores de seis meses y tampoco son tan necesarios para los bebés de más edad. Este producto puede no ser adecuado para mezclar y calentar la fórmula de acuerdo con las directrices de la Organización Mundial de la Salud. No es muy recomendable.

6.-  No solo alterar las porciones de la leche de formula afecta al bebé

Sino introducir ciertos tipos de alimentos que el bebé aún no puede tomar y que son mezclados con la leche de formula, tales como arroz, cacao, cereales, aceite, sal y azúcar entre otros afectan su salud.

VER TAMBIÉN:  Su bebé murió en el parto, pero luego de tenerlo 2 horas cerca de su corazón, empezó a respirar

El bebé puede no estar preparado para recibir un alimento distinto a la leche de formula  y le puede causar daños severos en su aparato digestivo, en su funcionamiento renal, y en su crecimiento.

Guía Infantil y bebac

Veamos estos 7 pasos que corresponden a las instrucciones universales para preparar un biberón:

1.- Lavarse las manos muy bien.

2.- Esterilizar la tetina y el biberón.

3.- Calentar el agua potable, agua mineral o agua de mineralización débil. Tener cuidado de que no se caliente en exceso, la temperatura adecuada es de 37 grados centígrados.

4.- Añadir una medida rasa de leche de formula por cada 30 ml de agua. Esta el una media estándar, sin embargo cada leche de formula trae por escrito los pasos a seguir para la elaboración del biberón Tener siempre en cuenta de que hay leches destinadas para una determinada edad del bebé. Es mejor colocar primero el agua y luego la leche en polvo.

5.- No añadir cereales antes de tiempo. Tampoco añadir ningún tipo de condimento, sal, azúcar, miel.

6.- Cerrar muy bien el biberón y agitar bien.

7.- Después de cada uso, limpiar muy bien el biberón y la tetina para que no quede ningún residuo de leche. No guardar los restos del biberón que dejó el bebé para más adelante.

Se debe tomar con mucha seriedad la forma correcta de hacer el biberón para nuestros bebés, se han conocido de casos que lamentablemente han ocasionado la muerte del niño a causa de biberones realizados incorrectamente.

Comparte con tus amigos es importante ser portavoz de la las consecuencias que tiene sobre la salud y el bienestar del bebé.

¿Te gustó?

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!