Esta rutina es tan alocada que “Nadie me creía, así que tuve que grabarlo”

Todos tenemos nuestros hábitos y costumbres, esas cosas que hacemos a diario, en el mismo orden y que le dan sentido a nuestros días. Pues esta chica tiene una rutina para antes de dormir un poco diferente… Su experiencia al salir de la ducha es tan particular que se lo contó a algunos amigos pero nadie quiso creerle. Así que, como lo indica al principio del vídeo, “Nadie me me creía, tuve que grabarlo”. Nunca te imaginarías lo que hace su gato cuando ella termina de darse una ducha, es muy gracioso y un poco extraño. Lo más divertido es ver la naturalidad con la que continua su rutina, ya están tan acostumbrados que para ellos es perfectamente normal.

YOUTUBE

La cara de la chica realmente es un poema y lo dice todo. Comparte con tus amigos este gracioso e inusual momento entre una joven chica y su gato.

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!
O síguenos en YouTube y disfruta de nuestros mejores videos