Después de vivir los momentos más oscuros así fue como Michael Phelps renació al éxito

Michael Fred Phelps nació en Baltimore, Estados Unidos en 1985, desde que tenía sólo 7 años de edad comenzó a nadar motivado por la necesidad de controlar su hiperactividad y también por la influencia de su hermana.

A los 15 años, participó por primera vez en los Juegos Olímpicos de Sidney en el año 2000. Desde allí comenzó a darse a conocer como el “Tiburón de Baltimore”. Emprendió una carrera marcada por el éxito que le ha hecho acreedor de 70 medallas.

michael-phelps-historia1

Había ganado 18 medallas olímpicas de oro, todo marchaba de maravilla para este joven atleta conocido en todo el mundo. Pero todo cambió bruscamente cuando fue detenido por conducir en estado embriaguez en Maryland y la Federación de Natación Estadounidense decidió suspenderlo durante seis meses de todas las competiciones oficiales. Así que no pudo participar en el Mundial del 2015. Fue condenado a 18 meses de libertad condicional.

michael-phelps-historiay8

'

En el año 2009, después de ganar 8 medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Pekín circuló una fotografía del nadador que causó polémica, él aparentemente estaba fumando una pipa de marihuana. El hecho fue condenado por la Federación Internacional (FIDA) y el Comité Olímpico Internacional (COI), lo que le valió una sanción de 3 meses por parte de la asociación de su país (USA Swimming).

michael-phelps-historiay10

¿Un factor neurológico?

Fernando Motta es especialista en deportes y ha tratado casos similares al de Michael, él aseguró que el bajo porcentaje de serotonina puede ser una de las causas para que algunos deportistas recurran a las drogas. Expresó que: “la disminución de serotonina en los neurotransmisores del cerebro, ha permitido que los deportistas tengan diferentes reacciones. Desde una adicción pequeña hasta una más grande”.

VER TAMBIÉN:  Te encantará conocer a las modelos de tallas grandes que causaron sensación con sus curvas

michael-phelps-historiay7

Los neurotransmisores son las sustancias químicas encargadas de transportar señales de una neurona a otra dentro del cerebro. Los síntomas depresivos de un ser humano o en este caso de un deportista de élite se manifiestan científicamente adquiriendo problemas asociados a las drogas.

michael-phelps-historia2

Puede ser una tendencia genética, en algunos casos los atletas tienen conflictos psicológicos asociados a la autoestima, valoración de sí mismos, entre otros.

Un nuevo comienzo…

Esto representó para el nadador una oportunidad de reinventarse, de tomar la decisión de comenzar de nuevo. Después de considerar incluso retirarse del deporte que tanto le apasionaba pensó que la mejor opción era luchar la batalla contra el alcohol y las drogas para volver a la cima.

Él quería volver a lo que había construido desde que tenía 15 años y fue el deportista más joven desde el año 1932 en participar en los Juegos Olímpicos.  Así que ingresó en un programa de rehabilitación que le proporcionaría la ayuda necesaria para salir adelante y comprenderse mejor a sí mismo.

michael-phelps-historia4

Le costó mucho hacer frente a lo que le estaba ocurriendo, incluso estuvo tres días encerrado en su residencia sin hablar con nadie, y le envió un mensaje estremecedor a su agente que decía: “Ya no quiero estar vivo”, su entrenador le dijo “Michael, tienes todo el dinero que cualquier persona de tu edad quisiera tener, tienes tiempo libre, lo tienes todo pero a pesar de eso eres la persona más infeliz que conozco”.

Su rehabilitación…

Michael se internó bajo su propia voluntad en el centro de rehabilitación The Meadows, “Tenía mucho miedo de entrar. No estaba listo para sentirme vulnerable. Después de un par de días me dije a mí mismo: la pared ya se derrumbó. Entremos ahí y veamos”, esas fueron sus palabras.

VER TAMBIÉN:  Descubre las tribus más remotas del mundo retratadas en su mayor esplendor ¡Cuánta belleza!

michael-phelps-historia3

El nadador a las dos semanas de su ingreso en el centro recibió un reconocimiento que otorgaban cada semana a los pacientes a las que se les atribuyen cualidades de liderazgo. Era un bastón saguaro que representaba un símbolo de poder, y Michael expresó estar más orgulloso de recibir ese que de cualquiera de sus medallas olímpicas.

Mientras estuvo internado se refugió en la lectura, pero ya no era de revistas como antes, era de grandes libros . Su predilecto fue El hombre en busca de sentido, de Víktor E. Frankl, un psiquiatra sobreviviente del Holocausto. Luego, llegaron El poder de la mente subconsciente y Vivir la vida con sentido.

Finalmente salió el sol para Michael..

“Los cambios personales y familiares han aclarado mi mente en la piscina”, así lo hizo saber el nadador estrella. A finales del 2014 su vida estaba atravesando un momento muy oscuro del que logró escapar. Pero desde el 5 de mayo resurgió con la llegada de su primer hijo al mundo.

michael-phelps-historiay6

Manifestó que quería representar a Estados Unidos de la mejor manera posible y lograr que su familia se sintiera orgullosa de él. Esta vez se trataba de mucho más que medallas. Su hijo era su mayor motivación y se había reconciliado con su padre con quien no hablaba desde el año 2008.

Estaba casado con la modelo Nicole Michele Johnson, la madre su hijo y se sentía plenamente feliz. En su participación en los Juegos Olímpicos de Río se muestra revitalizado, después de ganar una medalla de oro salió corriendo a besar a su madre, a su esposa y a su pequeño Boomer con tres meses de edad.

VER TAMBIÉN:  Rafa Nadal interrumpió un partido por una estremecedora razón ¡Qué emotivo!

michael-phelps-historiay11

Infobae / La Nación

Afortunadamente reaccionó para seguir cosechando éxitos junto a las personas que ama y dándole el valor a las cosas realmente importantes en la vida.

¡Comparte su inspiradora historia! Detrás de tantas medallas hay muchas adversidades y batallas personales ganadas.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

No te pierdas las noticias más inspiradoras, divertidas y curiosas.

Síguenos en Facebook,
¡No te arrepentirás!