A este maestro nada le impide llegar a sus clases cada mañana, ni siquiera un río

¡Qué inspirador! Es un claro ejemplo de voluntad y nos demuestra que ninguna excusa sirve cuando se trata de lograr aquello que nos hace felices. No hay nada mejor que trabajar por lo que nos gusta y para Abdul Mallik, enseñar a los niños es mucho más que su empleo, significa el compromiso de educar a los hombres y mujeres del futuro.

Todas las mañanas a las 9h de un día hábil, tiene que atravesar el río con el agua cubriendo más de la mitad de su cuerpo. Se coloca un neumático alrededor de su cintura para estar más seguro y coloca sus pertenencias en una bolsa de plástico.

maestro-cruza-rio-cada-mañana

Abdul tiene 40 años, 20 de los cuales ha trabajado en la escuela primaria de un pueblo rural en Malappuran de Kerala, en la India. Pudiendo tomar un camino más fácil, él escoge atravesar el río para aprovechar un recurso muy valioso: el tiempo. Allí tenemos otra lección que nos regala con su ejemplo.

Abdul podría ir en autobús pero necesitaría 3 horas de recorrido. La escuela está a una distancia de 12 kilómetros y nadando a través del río todo es más fácil y rápido porque únicamente necesita 25 minutos para llegar a su destino.

'

Sus alumnos le tienen mucho aprecio y admiración, el Día del Maestro cada uno le demuestra de manera especial su cariño y su escritorio se inunda de ofrendas y lindas tarjetas hechas por ellos mismos.

maestro-cruza-rio3

Huffingtonpost

Uno de sus alumnos llamado Jahangir de 7 años al preguntarle qué quería ser cuando creciera respondió: “Quiero ser igual que mi maestro”. La mejor satisfacción de Abdul es el orgullo de ver crecer a sus alumnos regidos con los valores que les enseña. El ejemplo es la forma más eficaz de enseñar y él les demuestra con su vida la responsabilidad, la administración del tiempo, el cuidado y el valor de las cosas.

VER TAMBIÉN:  Durante el último adiós a un veterano de guerra llamó la atención la presencia de un niño...

Los maestros ocupan un lugar esencial para la vida de todos los seres humanos, ellos se convierten en segundos padres que nos acompañan en el camino del aprendizaje. Toda nuestra admiración para Abdul y para todos los educadores que entregan su alma y corazón para enseñar.

¡Qué historia tan motivadora! Compártela con todos tus amigos

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

No te pierdas las noticias más inspiradoras, divertidas y curiosas.

Síguenos en Facebook,
¡No te arrepentirás!