Conoce a la bebé que nació con 500 gramos y se salvó gracias a una bolsa plástica

Pixie Griffiths-Grant es una bebé que nació prematura a las 28 semanas y que los médicos le dieron sólo una hora de vida, pero gracias a una solución usada en África logró sobrevivir. Ahora, con un año, su madre recuerda los difíciles momentos que pasó.

Nació a través de una cesárea que le tuvieron que practicar a su madre cuando sólo llevaba la mitad del tiempo de gestación. Los médicos notaron que la bebé había dejado de crecer y temían por su vida, por lo cual decidieron practicarle una cesárea de emergencia. Cuando salió del vientre de su madre, los médicos vieron que era muy pequeña y frágil, pero utilizaron una bolsa plástica para salvarle la vida.

Pixie pesaba sólo 500 gramos.

pixie-griffiths-grant-bebe-bolsa-01

Los médicos decidieron meterla dentro de una bolsa plástica, decisión que salvó su vida.

pixie-griffiths-grant-bebe-bolsa-02

La bebé había detenido su crecimiento tres meses antes de nacer.

pixie-griffiths-grant-bebe-bolsa-11
Pixie era tan pequeña que entraba en la mano de su madre y lo que hicieron al colocarle la bolsa buscaba generar el calor suficiente para que su cuerpo continuara su crecimiento fuera del útero. Esta técnica, que le salvó la vida, es utilizada en hospitales de África, donde los recursos son limitados, no así las ideas y las soluciones.

Desde la sala de parto pasó directamente a cuidados intensivos, donde estuvo durante 5 meses hasta que fue dada de alta. El calor de su propio cuerpo se mantuvo gracias a la bolsa, evitando que se elevara mucho la temperatura pero además preservando el calor necesario para continuar con su desarrollo.

Sharon Grant, su madre, contó que las primeras semanas de la vida de su hija se contaban por horas. Estaba tan delicada que no podía abrazarla ni sostenerla, pero pudo hacerlo cuando cumplió 18 días de vida y pesaba lo suficiente para poder tenerla.

Sharon, su madre, pudo sostenerla en sus brazos a los 18 días de nacida.

pixie-griffiths-grant-bebe-bolsa-10

Mirror

Su padre tuvo que esperar más y sólo podía estar una hora con su hija mientras estaba en cuidados intensivos.

pixie-griffiths-grant-bebe-bolsa-05

Los cuidados médicos y el cariño de sus padres fue crucial para que Pixie saliera adelante.

pixie-griffiths-grant-bebe-bolsa-03
Aunque la pequeña comenzó a mejorar, su madre podía estar algunos momentos en contacto con ella, mientras que su padre sólo podía tenerla una hora por día.

Fue increíble que sobreviviera, pero fue realmente traumático” reconoce Sharon de los tres primeros meses que Pixie pasó en la incubadora, peleando contra las infecciones y las complicaciones. “Seguía enferma cuando empecé a amamantarla y cada vez que alguien la alzaba, perdía peso”.

Fue en el tercer meses que Pixie mostró verdaderos signos de recuperación y a los 5 meses dejó el hospital para irse a su casa por primera vez.

La pequeña estuvo 5 meses internada hasta que pudo ir a su hogar con sus padres.

pixie-griffiths-grant-bebe-bolsa-06

Pixie salvó su vida gracias a una ingeniosa técnica que se usa en África y que tiene un coste irrisorio.

pixie-griffiths-grant-bebe-bolsa-07

La bebé está en perfecto estado de salud, aunque es más pequeña (en tamaño) que los niños de su edad.pixie-griffiths-grant-bebe-bolsa-08

Su madre recuerda los días de hospital con angustia.

pixie-griffiths-grant-bebe-bolsa-09

Planet Kidz

A más de año de su nacimiento, Pixie Griffiths-Grant vive feliz en su hogar en Goonhavern, Cornwall, Gran Bretaña, junto a sus padres Sharon de 38 años y Edward Griffiths de 42. Sus ganas de vivir fueron mucho más fuertes que la adversidad y la técnica aplicada, una simple bolsa, salvó su vida.

¡Qué hermosa historia de supervivencia! Compartela con tus amigos y conocidos.

Más noticias sobre:, ,

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!
O síguenos en YouTube y disfruta de nuestros mejores videos