Su pequeña de 3 años necesitaba un riñón para seguir viviendo y él sin dudarlo donó el suyo

“Un padre da todo por sus hijos” no es una frase hecha, es una de las frases más profundas y verdaderas de la humanidad. Todos los días vemos como los padres hacen todo para que sus hijos tengan un futuro mejor, obtengan una educación y crezcan sanos en este mundo.

Pero algunos van mucho más allá de las intenciones y de los esfuerzos diarios, como el de Lee Chester con su hija Esme, de 3 años de edad.

Después de ser diagnosticada con deficiencia renal crónica, la pequeña tuvo que pasar por 14 meses de diálisis, 12 horas por día, los siete días de la semana. Una verdadera tortura para una niña de tan corta edad y para sus padres.

La historia comenzó en junio del año pasado, cuando sus padres no sabían de su enfermedad ya que su único síntoma era tener tos, pero un análisis de sangre confirmó lo peor.

 Lee con Esme antes de saber que la pequeña estaba enferma.

'

En la mañana de Navidad Esme sufrió un derrame que la dejó en cuidados intensivos durante 6 semanas. Después de esto tuvo que aprender a caminar y a comer otra vez, incluso pasó su cumpleaños número 3 en la guardia renal, ya que estaba en diálisis.

Lamentablemente los doctores no pudieron diagnosticar las causas ni de la falla del riñón ni del derrame. Y a pesar de estar en diálisis, una noche las cosas empeoraron para la pequeña y su riñón dejó de funcionar.

Por eso es que los padres de Esme se realizaron el análisis para determinar si podían ser donantes y a pesar de que su madre, Rachel Mulhearn (27) era compatible, fue el padre, Lee Chester (37) quien era aún más compatible.

Cuando los médicos le dijeron a Lee que podía salvar a su hija donando su riñón, no lo pensó dos veces, dijo sí inmediatamente.

Este es Lee listo para someterse a la cirugía que le salvará la vida a su hija.

VER TAMBIÉN:  20 razones por las cuales tener un gato como mascota es una pésima idea 😜

La operación la realizaron el pasado jueves en la mañana y fue un éxito. Tanto Lee como Esme se están recuperando muy bien aunque en hospitales diferentes, lo que hace que Rachel tenga que repartirse entre las dos instituciones para ver a su familia.

“Esto es algo que cualquier padre tiene que hacer” dijo Lee desde su cama del hospital. “Los dos lo estamos haciendo muy bien, estoy muy feliz de que todo vaya bien para Esme”, ya que la pequeña ya está comiendo puré de papas desde su cama.

“Realmente no se muestra la importancia de optar por donar órganos. Realmente salva vidas” aseguró.

Gracias a la donación la pequeña tiene la oportunidad de tener una vida normal.

Metro

La familia también cree que Esme será una persona mucho más fuerte debido a todo lo que ha tenido que afrontar, la describen como valiente y tenaz. “Conoce su cerebro, es muy graciosa, generosa y todo el tiempo nos dice que nos ama”.

“Ha estado tanto tiempo en la guardia renal que camina como si fuera de ella, dando órdenes al staff” cuenta feliz Lee.

Ahora que lo peor pasó, Rachel y Lee esperan volver a encaminar sus vidas junto a Esme, que retome la escuela en septiembre, siempre y cuando que se tomen todos los recaudos necesarios para que la pequeña mejore y no rechace el órgano.

Para Lee la experiencia le ha ayudado a apreciar cuán importante es aceptar la donación de órganos y firmar el consentimiento. “Todos deberían registrarse. Sólo toma 2 minutos y puedes cambiarle la vida a la gente para siempre”.

“Espero que si mi riñón no es bueno para Esme, sea posible encontrar otro donante” finaliza Lee.

Esme es parte del proyecto Genome 100K, en donde el ADN tomado de más de 70.000 pacientes forma una base de datos médicos utilizada para investigación y futuros diagnósticos. Tu también puedes ser parte de este proyecto, ingresa en este link y entérate de todo lo que necesitas saber.

¡Comparte esta inspiradora historia de amor con tus amigos!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

No te pierdas las noticias más inspiradoras, divertidas y curiosas.

Síguenos en Facebook,
¡No te arrepentirás!