Octavio, el niño que nació prematuro, pesó 800 grs y ahora hace una gran labor en los hospitales

Cuando Octavio Di Maio nació, hace 9 años, pesaba apenas 800 gramos y pasó los primeros 113 días en una incubadora del Hospital Otamendi de Buenos Aires, Argentina, ya que nació en la semana 26 de gestación.

A mi hijo le conocí la cara a los tres meses. Porque, antes, con los ojos tapados, el respirador y tantos cables era imposible”, recuerda María Laura Arnejo, la madre de Octavio, “llegaba a las 9 y me iba a las 21. Como de 14 a 15 cerraban el lugar para limpiar aprovechaba ese tiempo para comer y a la noche, cuando no podía dormirme, venía a visitarlo, a veces a las 3 de la mañana. Entraba en la neo, levantaba la frazada que tapaba su incubadora, chequeaba que estuviera bien y volvía a mi casa”.

Octavio recorrió las 6 salas de neonatología del Otamendi, a medida que mejoraba, pero también tuvo que afrontar dos operaciones, de las cuales se recuperó, para finalmente salir del hospital.

María Laura y Octavio

octavio-bebe-prematuro-ayuda-argentina-05

El pequeño pesó 800 gramos al nacer prematuro a la semana 26 de gestación.octavio-bebe-prematuro-ayuda-argentina-04

Sus médicos y enfermeras lo han visto crecer y lo quieren como si fuera de la familia.octavio-bebe-prematuro-ayuda-argentina-03

Desde entonces, María Laura y Octavio hacen un trabajo maravilloso: con su historia dan esperanza a padres que tienen a sus hijos de forma prematura y que deben enfrentar meses de peregrinar por los hospitales, rezando y poniendo sus vidas en las manos de los profesionales.

Octavio visita todos los meses el área de Neonatología del Hospital Otamendi, y cuando los médicos y enfermeros lo ven llegar, lo besan y abrazan, como harían sus tíos. Porque todos conocen a Octavio y a su mamá, que decidió transformar una experiencia negativa de su vida en una práctica positiva.

“Desde hace ocho años que visitamos con Octavio a las familias que están en la neo. Primero, lo llevaba yo. Ahora lo acompaño, él se acerca y les habla”, cuenta orgullosa la madre del niño. Y lo hacen, especialmente, en la Semana del Prematuro, fecha que en Argentina se utiliza para concientizar a la población sobre los nacimientos prematuros y cómo deben tratarse.

María Laura y Octavio no son los únicos que transmiten esperanza, hay muchos más personas que ayudan a los padres prematuros.

octavio-bebe-prematuro-ayuda-argentina-01

Hoy Octavio tiene una vida normal, como cualquier niño de 9 años.

octavio-bebe-prematuro-ayuda-argentina-02

Pero además, junto a su mamá, ayuda a dar tranquilidad y esperanza a otros padres prematuros.

octavio-bebe-prematuro-ayuda-argentina-06

“Intento darles ánimo. Les digo que si yo pude, sus hijos también van a poder”, explica Octavio con seriedad. Su madre también comparte su experiencia con los papás de bebés prematuros. Y participa de las actividades del hospital así como de asociaciones contando su experiencia, tranquilizando a los padres con la presencia de su hijo, prueba viviente del éxito.

Para la jefa de Neonatología del Hospital Otamendi, Cristina Osio, Octavio y María Laura visitan muy seguido el lugar “Cuando nos avisan que está Octavio, salimos corriendo a verlo”. La pediatra del niño, Carmen Vecchiarelli, que lo atendió desde la incubadora, explica que es ella quien los llama cuando hay padres prematuros críticos “Sabemos que ellos están dispuestos y su acompañamiento nos ayuda”.

Madre e hijo ayudan en otros hospitales, “de algunos casos, me entero por amigos y de otros a través de las noticias. Llamo a los papás, estoy al tanto de la evolución de sus hijos y Octavio les manda audios por WhatsApp. Me pasó con parejas del hospital de Clínicas, el Argerich, la Maternidad Sardá y sanatorios como La Trinidad y Los Arcos”.

María Laura brinda su testimonio en diferentes congresos y jornadas de salud.

octavio-bebe-prematuro-ayuda-argentina-07

María Laura Arnejo – Facebook

En esta foto, junto a María Laura y Octavio, está el equipo médico que atendió al pequeño al nacer.
octavio-bebe-prematuro-ayuda-argentina-08

Octavio es considerado un ángel por su gran labor dentro de los hospitales.octavio-bebe-prematuro-ayuda-argentina-09

Clarín

Octavio es considerado un ángel, y lleva mucha felicidad a los padres que deben transitar por los pasillos de los hospitales, esperando que sus hijos logren crecer y engordar para poder ir a sus hogares con sus familias.

Para él, la única razón por la que nació a las 26 semanas es porque “tenía muchas ganas de conocer el mundo real” dice sonriendo, mientras su médicas y su mamá ríen con él.

La ayuda desinteresada de María Laura y Octavio no puede valorarse, dedican su tiempo a ayudar a otros, sin esperar más que la satisfacción de sentirse útiles y poder llevar esperanza a padres preocupados.

¡Comparte su hermosa historia con tus amigos!

Más noticias sobre:, , ,
¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!
O síguenos en YouTube y disfruta de nuestros mejores videos

No te pierdas las noticias más inspiradoras, divertidas y curiosas.

Síguenos en Facebook,
¡No te arrepentirás!