“Mi nombre es Cassidy y fui violada”, la carta de la niña que se suicidó por sufrir bullying

El bullying o acoso escolar es una realidad que cada vez enfrentan más niños y adolescentes alrededor del mundo. Lamentablemente en algunos casos las consecuencias son desgarradoras, por eso es tan importante crear consciencia y prevenir.

Esta es la historia de Cassidy Trevan, una niña de 13 años que se quitó la vida tras ser víctima de intimidación y violencia por parte de sus compañeros.

En su colegio público en Melbourne, Australia, sufrió acoso por parte de un grupo de compañeros que la insultaban y pegaban. En el año 2013 asistió a un programa de recuperación y una de las chicas que la intimidaba se disculpó con ella e incluso la invitó a una fiesta el día siguiente.

Pero no todo era tan bueno como parecía, se trataba de un cruel plan para que sus nuevos “amigos” pudieran abusar de ella en la presunta fiesta que asistiría La chica la traicionó y todo el plan estaba calculado para que unos chicos mayores violaran a Cassidy.

Fue muy difícil recuperarse de una experiencia tan dolorosa, la violación fue reportada a la policía pero ella no quería hacer una declaración formal por temor a que los agresores tomaran represalias.

Su madre, Linda Trevan, se reunió con su hija y la policía más de 20 veces durante dos años pero por falta de pruebas se vieron obligados a abandonar el proceso. Trataron de reubicar a Cassidy en dos nuevas escuelas pero todo era muy difícil.


La niña sufría constantes ataques de pánico y trastornos de estrés postraumático.

Cassidy escribió una desgarradora carta antes de quitarse la vida:

“Yo era una alumna del colegio de Melbourne y fui violada por algunos de los estudiantes que todavía asisten a esa escuela. Sé que probablemente pensaréis que quiero llamar la atención, pero no es así. Tengo muchas razones para hacer esto que también lo explico.

Mi objetivo es advertir a otras personas (en su mayoría estudiantes y también a los padres) sobre lo que pasó. Se lo podrían hacer a otros niños como yo o por lo menos intentarlo. Tienes el poder para evitar que esto suceda, recuerda que las personas que me hicieron esto eran estudiantes de la escuela. Es difícil de creer, lo sé, pero es verdad.

No estoy haciendo esto por venganza a aquellos alumnos que me violaron, planificaron mi violación, me acosan por eso, se siguen burlando de mi por haber sido violada ni nada de eso. Tampoco hago esto por llamar la atención, como he mencionado antes, quiero que esto quede claro.

VER TAMBIÉN:  Esta mujer de 106 cumplió su sueño de visitar la Casa Blanca ¡Y hasta bailó con los Obama!

Estoy haciendo esto porque más de 1.500 estudiantes de 7 a 12 años están matriculados en la escuela y tienen que ser advertidos, no quiero que les pase lo mismo que a mí y debido a que el personal de la escuela no hizo nada para ayudarme, es mi deber alertar a todos para que sean conscientes de lo que sucedió. No es justo que algunos solamente conozcan rumores en la escuela, deben saber lo que realmente ocurrió.

También hago esto por mí misma. Finalmente después de un año y medio quiero que me dejen en paz. Es asombroso cómo tantos alumnos han escuchado historias de mí, historias que todavía siguen difundiendo. Todavía me llegan mensajes en Facebook de alumnos que me llaman “puta”, me he cambiado de colegio, me he cambiado de casa y todavía siguen contactándome para acosarme.

No puedo hacer que la gente deje de difundir rumores pero al menos puedo intentar contar lo que en realidad ocurrió, como dije, mi carta va dirigida en especial a aquellos alumnos que todavía desconocen mi historia y pueden estar en peligro de sufrir una situación como la mía.

Mi nombre es Cassidy Trevan y fui violada.

Si alguna vez alguien trata de violarte, ¡vale la pena luchar! ¡Lucha! Si no lo haces, te arrepentirás el resto de tu vida como lo hice yo. Puedes hacerlo. Ten cuidado. Mantente alerta. Ponte a salvo”. Puedes visitar la página conmemorativa de Facebook de Cassy, como cariñosamente la llamaban sus seres queridos.

La madre de Cassidy, Linda, escribió una publicación en su perfil de Facebook. Puedes visitarlo aquí.

VER TAMBIÉN:  Esta es la persona que nos enseña a ser cada día mejores y más fuertes

“Yo observaba con mucha impotencia cómo ni niña preciosa se marchitaba ante mis ojos, mental y físicamente, hasta que rara vez se levantaba de la cama, hasta que ya no podía soportar el dolor y el tormento que le causaba aquella amarga experiencia.
Quiero que los responsables sepan que no es sólo un juego, costó una vida”.

Linda encontró la carta de Cassidy en su computadora y quiso cumplir su “deber” de advertir a otros acerca de los peligros del acoso escolar.

Unilad

Ahora ella se enfrenta al dolor irreparable de no volver a ver a su hija, afirma que el acoso escolar fue lo que acabó con ella poco a poco.

Está en nuestras manos prevenir la violencia, necesitamos un mundo donde los niños sepan reconocer el valor del respeto, la tolerancia y la igualdad. Si estás luchando contra el acoso o conoces alguna víctima, no dudes en acudir a las autoridades para buscar ayuda.

Comparte este importante mensaje con tus amigos ¡DI NO A LA VIOLENCIA Y AL ACOSO ESCOLAR!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

No te pierdas las noticias más inspiradoras, divertidas y curiosas.

Síguenos en Facebook,
¡No te arrepentirás!