Sus padres le repetían lo mismo una y otra vez… ¡Qué final tan aterrador!

Durante toda su vida, los protagonistas de este video no dejan de escuchar la misma frase: “¡Los niños no lloran!”, “Pareces una niña”. Con el tiempo, los niños fueron creciendo y dejaron de llorar. Si les transmitimos el mensaje de que deben respetar a las niñas desde bien pequeños, quizá las cosas serían distintas…

No te puedes perder este video, el mensaje final es estremecedor.

Debemos respetarnos los unos a los otros, ya sea por diferencia de raza, clase, sexo o religión. Entre todos podemos cambiar las cosas. ¡Comparte!

VER TAMBIÉN:  Esta historia es hermosa y muy triste a la vez, así que prepara un pañuelo. ¡Menudo final!
¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

No te pierdas las noticias más inspiradoras, divertidas y curiosas.

Síguenos en Facebook,
¡No te arrepentirás!