Esta es la verdad detrás de la leche de almendras ¡NO querrás comprarla más!

Las almendras son increíblemente saludables y proveen numerosos beneficios a la salud, son ricas en grasas saludables, proteínas, flavonoides, antioxidantes y fenoles beneficiosos. Por eso su adición a nuestra dieta regular nos es saludable y da mucha energía, pero hay una pequeña excepción: la leche de almendras.

Muchas personas creen que la leche de almendras comercial es mejor que la leche de vaca, pero podría no ser tan saludable como parece. Verás, la leche de almendras de la tienda tiene más agua, endulzantes y aditivos que las almendras. Los estudios hallan sólo un 2% de auténticas almendras en la leche de almendras comerciales de la marca Alpro. El resto es endulzantes, agua, vitaminas A, E y D añadidas, y carragenina (un agente espesante)no-compres-leche-de-almendras

Necesitarías beber el cartón entero para obtener los nutrientes necesarios, por eso es tan baja en calorías (una taza contiene solo 30 calorías, mientras que la porción de almendras contiene 160 calorías). Además el litro de leche de almendras suele ser más caro que la leche de vaca habitual y contiene poquísimos nutrientes.

Pero estos datos no son revelados al público, la industria de estas alternativas “saludables” es bastante hermética. En 2014, la compañía de leches vegetales White Wave reportó que sus ventas en el primer cuarto del año aumentaron un 50% contra los totales el año anterior. De esta manera, las ventas se proyectan a la alza y se proyecta que la industria venderá 1.7 miles de millones de dólares este año.no-compres-leche-de-almendras-1

Además, este tipo de leches suelen contener carragenina, un espesante común que se ha comprobado causa inflamación en el tracto digestivo. Por eso se aconseja evitar la compra de esta mezcla de agua, aditivos y edulcorantes con poquitas almendras. ¡Es mejor hacer tu propia leche de almendras casera! De ese modo podrás poner más almendras y obtener más nutrientes, evitando los aditivos y edulcorantes. Prepararla es muy sencillo:

Ingredientes

1 taza de almendras crudas

4 tazas de agua

Jarabe de agave o miel, al gusto

1 pizca de sal marina

Preparación

1/2 cucharada de extracto de vainilla o de canela en polvo, opcional

1- Vierte una taza de agua sobre las almendras en un recipiente y deja remojar toda la noche.

2- A la mañana siguiente, mezcla perfectamente las almendras junto con el agua en la que se remojaron y las 3 tazas de agua restantes.

3- Con ayuda de un colador y un paño limpio (manta de cielo o paño para quesos), cuela perfectamente las almendras molidas, separándolas del agua en la que se licuaron.

4- Añade la pizca de sal marina y el endulzante (miel de agave o de abeja son opciones que aportan una textura muy agradable). También puedes añadir un poquito de extracto de vainilla o canela en polvo para darle un toque especial, incluso un poco de cacao en polvo para convertirla en una deliciosa leche de chocolate que los niños aman.

Como verás, hacer tu propia leche de almendras libre de aditivos y llena de nutrientes es más fácil de lo que parece. Puedes almacenarla en la nevera por unos tres días, pero seguramente estará tan rica que la terminarás antes. Además, con los restos sólidos que quedan al preparar esta deliciosa leche puedes hacerte un quesito ranchero de lo más rico.

¡No olvides compartir esta importante información con tu familia y amigos! La salud es lo más importante.

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!
O síguenos en YouTube y disfruta de nuestros mejores videos