La última foto de esta chica y su madre incluyó a alguien muy especial ¡Qué conmovedor!

Los seres humanos tienen diferentes maneras de vivir el dolor, una de estas es aceptar que los hijos entierran a sus padres, estos es una ley de la vida; aunque a veces y con mucha tristeza y desgracia esta ley no se cumple. Este es el caso de Sarah Danbury, ella vive Lincolnshire, en el Reino Unido con sus hijos, esposo y hasta ahora su hija Amy.

Lamentablemente Amy falleció hace muy poco, después de luchar contra una rara forma de cáncer hepático llamada Carcinoma hepatocelular fibrolamelar. Pero la última foto que se tomaron juntas cambió para ambas su visión del inevitable final que se acercaba. Jamás podrás creer que fue lo que vieron en esa última y sorprendente foto.

Allí estaban Amy junto a su mamá en su cuarto del hospital, acompañadas de lo que ellas notaron era, un ser muy especial…

El ángel guardián de Amy.

DYING TEENS GUARDIAN ANGEL SNAP

Esa fue la última foto que se tomaron juntas y al momento no cayeron en cuanta de lo que había en la imagen; pero poco después pudieron observar una especie de ser luminoso. La misma Amy lo describió como su ángel de la guarda que cuidaba de ella.

Amy y su madre solo buscaban tomarse unas hermosas selfies.

DYING TEENS GUARDIAN ANGEL SNAP

La foto fue tomada 3 semanas antes de que Amy falleciera por complicaciones de su enfermedad, que causaba que crecieran tumores del tamaño de pelotas de tenis en su abdomen. Incluso en estas terribles circunstancias su madre dice que Amy era una fuente de inspiración que nunca se dio por vencida.

Amy regalando a la cámara una espectacular sonrisa.

Amy no permitió que esta terrible enfermedad rompiera su espíritu, no se quedaba llorando y quejándose, fue valiente y luchó hasta el final. En los meses antes de su muerte el 6 de octubre incluso acompañó a su madre el día de su boda con Adrian Danbury, su actual esposo.

Sarah, Amy y Adrian el día de la boda.

Ella también apoyó a su abuelo, quien falleció unos meses antes que ella; también de cáncer. Juntos pasaron los tragos amargos de la enfermedad que les aquejaba, brindándose fuerza y ayuda mutuamente

Amy acompañando a su mamá el día de su boda.

Después de vivir una pérdida tan terrible como esta, Sarah mira esa ultima foto con su hija para obtener fuerza y consuelo. Ella obtiene un poco de ese anhelado consuelo en la creencia de que mientras su hija enfrentaba momentos tan difíciles no estaba sola, había un poder superior cuidando de ella y acompañándole.
Tal vez era un ángel, o su abuelo sosteniéndola al final de la lucha, como ella lo hizo por él.

Amy, falleció con tan solo 19 años de edad pero con la alegría de que al final alguien cuidaba de ella.

Littlethings

Comparte esta increíble historia del cariño que nos tienen las personas y seres que nos protegen.

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!
O síguenos en YouTube y disfruta de nuestros mejores videos