La insólita historia de Adriano, el hombre que utilizó el hospital como un hotel durante 2 años

Esta historia es insólita, Adriano Guedes es un hombre de 63 años que llegó al Hospital Universitario James Paget en Norfolk en agosto del 2014 y permaneció ahí hasta este año porque lo desalojaron de la institución por una orden judicial como un último recurso del centro de salud para desocupar la habitación que ocupaba el señor Adriano sin necesitarla.

El pasado 10 de enero fue reiterada la orden de desalojo aprobada en diciembre del año pasado por el tribunal.

El señor Adriano fue ingresado al hospital tras sufrir un derrame cerebral en el año 2014 y pidió que fuera trasladado a ese hospital para ver a un especialista en Londres que atendiera las lesiones que sufrió.

Tras superar sus afecciones, padeció una crisis depresiva suicida donde en el hospital encontró un lugar seguro para sentirse mejor y tener el alojamiento que necesitaba. Él trabajó como empleado público hace 15 años y rechazó reclamar sus beneficios o vivir en un hogar de cuidado con asistencia social.

A pesar de que en el hospital, a los días de haber sido internado y listo para darle la alta médica le ofreció varias alternativas de alojamiento para resolver su problema de alojamiento él rechazó la oferta y se negaba a marcharse.

La directora del hospital Anna Hills, expresó que: “Como organización pública, el Departamento de salud estima que el costo diario de una cama de hospital es de 468 euros por día, así que la estancia de este hombre habría costado alrededor de 398.00 euros”.

Pero tras este caso han salido a la luz varios problemas, como el recorte de los servicios asistenciales a domicilio, emprendido por la crisis y la epidemia de soledad de muchos ancianos ingleses que no quieren marcharse del hospital para mantenerse acompañados.

VER TAMBIÉN:  Estos niños Gitanos descubren una impactante definición en el Diccionario de la Lengua Española

metro.co.ok

En Inglaterra, hay 137.000 camas de hospital y se estima que 7.000 están ocupadas por personas que deberían ser dadas de alta, casi 5.000 están ocupadas por ancianos que prefieren estar en un centro de salud donde reciban asistencia para asearse, alimentarse y tomar sus medicinas.

Esperemos que consigan una solución ante este problema que aqueja a muchos abuelitos sin que afecte el sistema de salud y control de los hospitales. ¡Compártelo!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

No te pierdas las noticias más inspiradoras, divertidas y curiosas.

Síguenos en Facebook,
¡No te arrepentirás!