Este fue el gesto de honestidad de un hombre sin hogar que ha conmocionado a miles

Todo comenzó cuando Pedro Teruel, de 27 años compartió en su perfil de Facebook la historia que le había hecho mantener la esperanza en la humanidad cuando un hombre se preocupó por devolverle las llaves de su moto.

Francisco Hernández tiene 43 años y desde hace 6 meses está viviendo la calle, duerme en el albergue de una institución en Murcia llamada Fundación Jesús Abandonado que también cuenta con un comedor social.

Durante el día trabaja aparcando coches en la calle Comuneros, donde el pasado miércoles mientras caminaba se encontró en el suelo las llaves de una moto.

indigente-regresa-llaves-de-moto2

Comprobó que pertenecían al vehículo que tenía a su lado y trató de entregárselas a unos policías municipales que estaban en la zona. Pero ellos le dijeron que las entregara en la comisaría, pero Francisco estaba lejos del lugar así que decidió tomar otra opción.

Buscó un papel y bolígrafo para escribirle una nota al dueño de la moto. Ni se me pasó por la cabeza abrir la maleta y rebuscar si había dinero. No soy capaz de tocar nada. Mis padres me inculcaron la honradez para poder ir por la calle con la cabeza bien levantada”, dijo Francisco.

Cuando Pedro regresó al lugar donde estaba su moto se encontró con la nota, esto es lo que decía:

indigente-regresa-llaves-de-moto1

“Esto no puede estar pasando”, pensó. “No me lo creía; que de verdad exista gente así. Me acerqué allí, le di las gracias e intenté darle el poco dinero que llevaba encima, aunque esto no se puede pagar. Pero él me decía que no lo hacía por dinero, que nos tenemos que ayudar entre nosotros”.

Se conmovió tanto por el gesto de este hombre que decidió compartirlo en su perfil de Facebook y en tan solo una semana había sido visto por más de 10.000 personas. Incluso la televisión autonómica de Murcia quiso compartir esta historia.

Francisco estaba asombrado de todo el revuelo que tuvo su gesto y dijo: “La acción que tuve es la normal en esta vida. Yo no he hecho nada especial, solo he hecho lo correcto, por eso le dije que no me tenía que agradecer nada”.

“Yo siempre he sido honrado y ahora sigo siendo igual. El dinero te da bienestar, pero no la felicidad”, cuenta Francisco, un hombre que tenía una empresa de montaje de naves industriales y se quedó en quiebra por una deuda sin pagar en plena crisis.

Él rechaza sentarse en la calle a pedir dinero, y menos a tomar algo que no es suyo. Pedro, es profesor de primaria y se dedica a dar clases particulares y el lunes invitó a Francisco a comer, no está muy bien económicamente pero era una ocasión muy especial.

indigente-regresa-llaves-de-moto3

huffingtonpost

Su moto estaba entre dos barrios conflictivos, es probable que si las llaves caían en otras manos no volviera a ver su vehículo.

Los vecinos de la zona ayudan a Francisco por su labor como aparcacoches y con eso incluso compra su tabaco porque no le gusta ni pedir un cigarro. Sueña con que esta historia lo ayude a encontrar un trabajito, un empleo de lo que sea, las horas que sean, en construcción, en un almacén, limpiando…”Sí alguien tuviera el detalle estaría a sus pies”.

Confiamos en que así será, no solamente compartimos esta historia por su admirable gesto sino para que trascienda y que la solidaridad que ha sembrado la acción de Francisco le permita cosechar la ayuda que se merece y que tanto necesita.

Puedes visitar la página del albergue donde vive Francisco aquí, y si conoces una forma de colaborar con él para ofrecerle la oportunidad de trabajar puedes contactarlos. ¡No te vayas sin compartirlo con tus amigos!

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!
O síguenos en YouTube y disfruta de nuestros mejores videos