“Fui una tonta por perdonar” confiesa Ameneh, tras 8 años de ser desfigurada con ácido

El machismo y la violencia, en pleno sigo XXI, siguen siendo una realidad a la que se enfrentan miles de personas todos los días. Esta es la historia de Ameneh, una joven que sufrió algo terrible por “atreverse” a decir que no.

Ameneh Bahramí tenía 26 años cuando un compañero de la universidad le tiró ácido en la cara después de que se negó a casarse con él.  Ella perdió la vista, sufrió graves quemaduras que le desfiguraron el rostro, heridas internas y más de 20 cirugías. Majid Movahedi, su atacante, simplemente observó la angustia y el dolor de Ameneh.

perdone-al-hombre-que-me-cego-ojo-por-ojo-4

huffingtonpost

En Irán la ley del Talión (ojo por ojo) es legal. Pero el corazón de Ameneh no se atrevió a quitarle ambos ojos a su atacante y lo perdonó… Ahora tiene 34 años y, al recordar, se arrepiente. Ella sabe que, aunque siempre se nos ha dicho lo bueno que es perdonar, a algunas personas (como a Majid, su atacante) no les hace ningún bien. Ellos sólo aprenden que pueden actuar con odio y no les pasará nada. Por eso está ahora presenta en España su libro “Ojo por ojo” . perdone-al-hombre-que-me-cego-ojo-por-ojo-2

'

hoyesarte

En su libro, donde se debate entre el perdón y el rencor y relata cómo se ha enfrentado valiente a las tradiciones de su país, también confiesa que tiene miedo de volver a la universidad que abandonó hace 8 años. Pero… ¿por qué compartir su historia después de tanto tiempo? Ella quiere que sirva para que ninguna mujer vuelva a pasar por un calvario como el suyo, que su sufrimiento ayude a evitar más desgracias: “Mi experiencia debe servir de ayuda a todas aquellas personas que se enfrenten a un duro golpe del destino, para mostrarles que, incluso cuando uno se encuentra en la oscuridad más profunda, puede recuperar la esperanza. Los malos momentos nos convierten en lo que somos. Quien pasa por circunstancias difíciles aprende a apreciar mejor el lado bonito de la vida. Perder algo resulta duro, pero también desata fuerzas insospechadas”, confiera Ameneh.

VER TAMBIÉN:  Cuando esta enfermera abrió la nevera de su paciente para limpiarla no podía creer lo que vio

perdone-al-hombre-que-me-cego-ojo-por-ojo-1

abc

En una entrevista con la abc, relata también que desde que su agresor salió de la cárcel, ella y su familia han recibido amenazas, además de que éste se ha negado a pagar la indemnización monetaria (no cabe duda que ni todo el perdón del mundo puede cambiar a un patán).
perdone-al-hombre-que-me-cego-ojo-por-ojo-3

huffingtonpost

Ya antes te habíamos contado sobre un grupo de mujeres que, enfrentando una realidad similar a la de Ameneh, se han organizado para poner una caferería muy especial. Pero la violencia contra las mujeres no es exclusiva de ciertos países o estratos sociales, es un mal que desafortunadamente asfixia a la raza humana. La lista de crímenes de odio parece infinita… pero aún estamos a tiempo de enfrentarlo. Hablemos, legislemos, el odio no es sano ni normal.

Comparte la historia de Ameneh, no permitamos más odio.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

No te pierdas las noticias más inspiradoras, divertidas y curiosas.

Síguenos en Facebook,
¡No te arrepentirás!