Esta es la manera más práctica, fácil y limpia para consumir sandía, ¡Te va a a encantar!

Una de las mejores cosas del verano son las frutas frescas y jugosas que sacian la sed y el hambre de dulzor. En los momentos más calurosos, en el pueblo de mi abuela, solíamos comer sandías frescas, recién salidas de la huerta (a veces las comíamos aún en la huerta).

Es uno de los recuerdos más bonitos y menos prolijos que tengo de mi infancia: Al ser tan jugosa y dulce, comer sandía casi siempre termina por ser un acto mojado y pegajoso, pero con este implemento extraño y muy eficiente los niños de hoy quizá no sepan lo sucio que puede resultar comer una simple rebanada de sandía.


Es hipnotizante ver cómo cada rebanada es cortada con precisión matemática y una graciosa agilidad en este video, ¿no lo crees? Aunque no sé si lo compraría, no hay nada como tomar la mitad de una sandía, una cuchara y un buen lugar donde comenzar una pequeña hazaña.

¡No te vayas sin compartir este hipnotizante video!

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!
O síguenos en YouTube y disfruta de nuestros mejores videos

No te pierdas las noticias más inspiradoras, divertidas y curiosas.

Síguenos en Facebook,
¡No te arrepentirás!