Era una marcha nupcial normal, pero el padre tenía algo que decir antes de entregar a su hija

Esta novia ha definido un nuevo nivel de marcha nupcial, uno muy difícil de igualar y casi imposible de superar. No es la primera vez que alguien canta en su propia boda (casi todos terminamos cantando con los mariachis después de suficiente tiempo), pero la manera en que todo esto sucede en el momento perfecto… parece de película de Hollywood.

Con la perfecta y preciosa Iglesia Ålesund, en Noruega, como locación, María entra como la novia más radiante a su casamiento. Cuando saca un micrófono y comienza a cantar “Tú me elevas” (You raise me up), el ambiente se cambia por completo, pero es cuando su padre la acompaña que se le salen a uno las lágrimas. “Ahora es tiempo de entregar a mi hija, tú sabes que es tiempo, así que por favor cuida de ella” dice el padre, con la voz ligeramente temblorosa. Tienes que verlo, se te va a poner la piel de gallina.


Con ayuda de 6 cámaras de alta definición y 14 micrófonos toda la magia de esta boda ha sido captada y preservada para la posteridad, momentos así merecen inmortalizarse.

Comparte este momento de magia con tus amigos, junto con un pañuelo para las lágrimas.

VER TAMBIÉN:  Ella logró perder 95 kilos en 15 meses, pero después enfrentó la prueba más difícil...
¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

No te pierdas las noticias más inspiradoras, divertidas y curiosas.

Síguenos en Facebook,
¡No te arrepentirás!