Ella demuestra cómo superar las adversidades y que para practicar ballet la talla no importa

Por lo general, el ballet está asociado como una disciplina para personas de contextura delgada, atribuyendo a esto la flexibilidad y capacidad de desarrollar los movimientos adecuados y “estéticos”. Todo parte de los estereotipos de la sociedad, pero realmente no hay límites de centímetros ni de peso para lograr los sueños ni para tener talento.

Y la historia de esta joven lo comprueba, su nombre es Lizzy Howwell, es de Milford Delaware y su pasión es la danza.Tiene 15 años y mucha voluntad para ir más allá de las barreras y estereotipos de lo que significa ser una bailarina de ballet.

Ha sido capaz de demostrar que no importa tu peso, ni apariencia; los límites te los pones tú mismo.

Ella puede hacer “fouettes” y giros enlazados, incluso con una pierna alzada sin ninguna dificultad.

Lizzy ha compartido vídeos y fotos en las redes sociales, mostrando lo orgullosa que se siente con su habilidades para la danza. Ya se han hecho virales, acumula seguidores, causando inspiración para muchas chicas que la toman como ejemplo para hacer algo excepcional.

La danza ha sido la mejor manera de expresarse emocionalmente, de liberarse, luego de que su madre muriera en un accidente automovilístico cuando ella sólo tenía 5 años y a pesar de que no asiste a la escuela debido a un problema cerebral, Lizzy es muy feliz.

“Mi mensaje para las generaciones jóvenes es que los estereotipos están para romperse. Debes estar cómoda en tu propia piel y no dejar que nadie te haga sentir menos. Se tomaron el tiempo para criticarte, así que seguro se preocupan demasiado por ti.”

VER TAMBIÉN:  Tiene 86 años pero nadie lo diría... ¡Mira lo que puede hacer en las barras paralelas!

dailymail

Comparte esta historia tan inspiradora y que más personas se contagien de esta voluntad para superar barreras.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

No te pierdas las noticias más inspiradoras, divertidas y curiosas.

Síguenos en Facebook,
¡No te arrepentirás!