Ella cayó junto a su bebé desde un puente a 10 metros de altura y su amor logró un milagro

El amor de madre no tiene límites cuando se trata de proteger del peligro a un hijo y salvar su vida, siempre están dispuestas a hacer lo que sea para preservar la salud y bienestar de sus hijos cueste lo que cueste. Es que para una madre nada es suficiente si se trata de cuidar a los suyos.

Esto fue lo que le pasó a Jennifer Duncan, una joven madre que con tan solo 23 años de edad supo lo que significa estar al borde de la muerte y en cuestión de segundos salvar de la muerte a su hijo de 8 meses de edad.

Ella conducía su coche y al intentar atravesar un puente sufrió una avería, preocupada por estar en medio del tráfico decidió bajar del coche y buscar un sitio más seguro hasta que llegara el personal de emergencia.

'

Esta espera resultó ser la peor experiencia de su vida, en cuestión de segundos un coche impactó a otro que estaba estacionado y con el impulso lanzó a Jennifer y a su hijo hacia abajo del puente.

Esta madre al sentir que los dos estaban cayendo por el precipicio de casi 10 metros de altura, por instinto abrazó fuertemente a su pequeño para protegerlo con su cuerpo. Fue realmente un escudo humano que al chocar con el pavimento sirvió para que su bebe amortizara el golpe.

Milagrosamente Daniel, el bebé de Jessica, sólo sufrió un pequeño rasguño, pero esta madre lamentablemente no corrió con la misma suerte, los golpes fueron tan fuertes que su pierna izquierda fue cortada justo por debajo de su rodilla. Presentó múltiples traumatismos y fracturas en la pierna derecha, costillas, pelvis, algunos huesos de la espalda. Las lesiones fueron muy graves en parte de sus órganos internos.

VER TAMBIÉN:  Conoce a Hijarbie, la Barbie con velo que se ha convertido en la estrella de Instagram

 “Sólo recuerdo orar, Dios por favor no dejes que muera mi bebé. Ha sido la cosa mas espantosa que se puedan imaginar. Estoy muy agradecida de que mi hijo siga con vida” comentó Jennifer.

“Mi preocupación más grande era mantener a mi hijo a salvo, asegurarme que él iba a estar bien. Me tomó menos de un segundo y, al ver que estábamos cayendo traté de tomarlo la más fuerte posible” dijo Jessica.

Desde ese instante su vida cambió por  completo, por un lado logró salvar la vida de su hijo pero la de ella cambió por completo. Han sido meses muy difíciles, los primeros dos estuvo internada en el hospital y los otros han sido de terapias para la rehabilitación y aprender a caminar nuevamente con una prótesis. Le han practicado 14 cirugías.

A pesar de tener la capacidad para caminar de nuevo, la transición a una prótesis es una batalla física y emocional que también requiere atención, así como la limitación que eso implica en el cuidado de su hijo por un tiempo considerable.

Today / Dailymail

Realmente el amor de madre es incondicional y más cuando se trata de proteger y cuidar a un hijo. Si quieres ayudar a esta Jennifer y a su familia en este largo camino de recuperación puedes hacer clic aquí

Comparte esta historia de amor con tus amigos, una madre que arriesgó su vida por salvar la de su pequeño.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

No te pierdas las noticias más inspiradoras, divertidas y curiosas.

Síguenos en Facebook,
¡No te arrepentirás!