A esta novia la acompañó una dama de honor muy especial… ¡Su abuela de 89 años!

Un día tan especial como el de tu boda se planifica, se sueña y se trabaja para que todo sea perfecto. Esta novia llamada Christine Quinn tuvo la bonita idea de hacer dama de honor a su abuela Betty de 89 años.

Boda7

Su abuela se lo pensó mucho antes de darle una respuesta. Le preguntó al menos 10 veces si estaba segura de querer a una anciana en su grupo de damas, pero Christine la consideraba una de sus mejores amigas así que debía estar allí.

Boda2

Se lo comentó a su prometido Patrick y encantados le encargaron su vestido para que estuviera a juego con las amigas de Christine, quienes también formarían parte del cortejo nupcial.

Su nieta expresó que tiene un excelente sentido del humor y una actitud positiva ante la vida que ella intenta imitar todos los días. Desde que no viven tan cerca, intentan pasar el mayor tiempo posible juntas.

Boda

Finalmente aceptó y podemos ver en las imágenes que disfrutó mucho la experiencia de acompañar a su nieta hasta el altar. Llegó el día y no solamente robó las miradas sino los corazones de todos los asistentes.

Boda3

Ella fue en el mismo vehículo que el resto del cortejo de damas y también después de la ceremonia fue a disfrutar de toda la celebración, sin decirle nada a la madre de la novia (su hija), quien si se retiró a descansar. Cautivó a todos con sus consejos y sus comentarios divertidos.

Boda67

Boredpanda

Además Betty sabe bailar muy bien y estuvo bailando toda la noche. Cuando ella y su esposo Bellsie bailaron juntos fue un momento muy enternecedor para todos. Esta dulce abuelita dijo algo muy sabio a su nieta: “Todos vamos a envejecer, pero no necesariamente tenemos que crecer. Solo se es tan viejo como uno se siente y yo hoy me siento muy joven”.

¡Es una historia inspiradora! La actitud de esta abuelita es una lección que merece que la compartas

¿Te gustó?
¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

No te pierdas las noticias más inspiradoras, divertidas y curiosas.

Síguenos en Facebook,
¡No te arrepentirás!