“La búsqueda de un cuerpo perfecto nunca me hizo feliz”

Preocuparse por la salud y la apariencia física es algo a lo que todos los humanos somos susceptibles, incluso es sano. Sin embargo, hay extremos en los que te vuelves tu propio enemigo y pasas de mantener una vida sana a una vida de extremos.

Este es el caso de ciertos trastornos alimenticios. Nos pueden llevar a situaciones de alto riesgo, donde lejos de obtener un cuerpo sano, ganamos enfermedades y el riesgo de perder la vida en el intento de mantenernos “bellos”.

Connie Inglis pasó por eso, el trastorno alimenticio de la anorexia la llevó al hospital en el 2015 y tuvieron que alimentarla a través de un tubo para que pudiera recuperar un poco de peso.

Con el único fin de documentar sus progresos, creó su cuenta de Instagram y comenzó a subir fotos del antes y el después ¡Es totalmente impactante! No solo había tocado fondo en el 2015, también estuvo a punto de perder su vida, pero como muchos dicen:

'

“Una vez que tocas fondo, lo único que te queda es subir”

Constantemente somos nuestros propios jueces y ponemos estándares demasiado rígidos, al grado de que mirar el espejo se hace insoportable… ni hablar de las fotos. Connie se enfrentó a esto directamente.

Ya publicaba fotos con los ángulos menos favorecedores pero con una sonrisa que decía: “me siento bien conmigo misma” y tener esa seguridad para ser capaz de publicar tu cuerpo sin “retoques” en las redes sociales, es digno de admirar.

Además acompaña cada foto con mensajes sinceros acerca de cómo aprendió a amar su propio cuerpo tal cual es y afortunadamente dichos mensajes han contribuido a que muchas personas logren darle la vuelta a la anorexia.

VER TAMBIÉN:  La vida de este bebé prematuro de 5 meses y 0,45 Kg es un grandioso milagro

“Mi experiencia en el último año ha sido el de más cicatrices”, escribió en 2016. “Mi peso se redujo drásticamente en diciembre de 2015.”

“Tuve que ser intervenida de emergencia con una sonda de alimentación (mi índice de masa corporal era inferior a 13), pero estaba demasiado enferma para darme cuenta de esto y no podía ver que era lo que mi cuerpo necesitaba, por lo que luché contra ella” 

“Fui trasladada a una sala especializada para los trastornos de la alimentación donde me quedé durante seis meses. Poco a poco empecé a hacer las cosas por mí misma otra vez.”

“Mi vida ha mejorado mucho!!”, escribió en un blog acerca de su recuperación en 2016. 

“Me metí en la escuela de arte. Conocí a algunas personas increíbles, incluyendo mi novio… que ha caminado junto a mí tomándome de la mano. Realmente me ayudó a entender que hay mejores maneras de vivir la vida que en aquella manta de alambre de púas que es la anorexia.”

Ahora Connie recauda donaciones para las fundaciones que tratan los trastornos alimenticios y apoya a personas mediante su cuenta de Instagram. En espera de que estas pequeñas acciones ayuden a más personas a salir de ese pozo que es la anorexia.

“Nunca me había gustado mi tripa. Yo quería ser perfecta y plana. Quería parecerme a las chicas que solía idolatrar, pero eso nunca sucedía, no importa lo que hiciera.”


“Lo que nunca vi fue que incluso las mujeres que me parecían perfectas también tienen “imperfecciones””

dailymail

Sin embargo, para Connie todavía no termina la lucha contra la anorexia, ella sabe que amarse a sí misma no es cuestión de un solo día, sino que debe ser constante por el resto de su vida con esa nueva ideología de respetarse y cuidarse a si misma.

VER TAMBIÉN:  ¿Crees que tus hijos están a salvo? Piensa de nuevo, este video te demuestra la verdad

En a actualidad, cada vez son más las personas que llegan a los extremos por tener una apariencia “perfecta”. Si conoces a alguien así, evita que se vuelva un trastorno alimenticio y haz que reciba ayuda profesional.

Los comentarios que solemos hacer no siempre son los indicados, no juzgues a las personas ni hagas comentarios ofensivos. Está lejos de ayudar, solo los hunde más. Estas personas necesitan ayuda profesional y mucho apoyo por parte de todos, sobre todo de sus seres queridos.

Comparte esta historia y si conoces a alguien que necesite ayuda, no dudes en consultar a un profesional.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

No te pierdas las noticias más inspiradoras, divertidas y curiosas.

Síguenos en Facebook,
¡No te arrepentirás!