Ella solo quería ganar un concurso de AXE, pero terminó en el hospital con una discapacidad y pide justicia

Su nombre es Yaiza Schmöhe y es doctora en Física Teórica y Cosmología. Ante la convocatoria de la reconocida marca de desodorantes AXE para concursar y obtener como premio un viaje a la Luna, ella no dudó en participar para cumplir su sueño de niña. Jamás se imaginó que eso se convertiría en la peor experiencia de su vida.

Todo comenzó el 22 de junio del año 2013, estaba dentro del concurso AXE Apollo Space Academy en una actividad llamada Space Jump en Ibiza, era una de las semifinalistas .

El concurso fue iniciado por 17.400 personas pero solamente Yaiza y otros 20 jóvenes españoles celebrarían la prueba más impactante. Se trataba de un blob-jump que consiste en un deporte extremo que consta de una colchoneta y una plataforma. El saltador permanece sentado en la colchoneta abrazando sus rodillas en posición de bomba y otras dos o tres personas saltan desde la plataforma elevado sobre el otro extremo del colchón para que el saltador se dispare a 5 o 6 metros de altura y luego caiga al agua.

concurso-de-axe-chica-discapacitada3

Es una actividad muy popular, no es peligrosa si se mantienen las medidas de seguridad, pero ese día cuatro de los aspirantes terminaron en el hospital.

Los resultados de esa prueba determinarían quién tendría su puesto en la nave espacial. Yaiza era la última participante y mientras esperaba pudo ver los saltos de sus compañeros a través de una pantalla. Todos lucían trajes de astronautas que habían diseñado ellos mismos. Ella decidió en el último instante no colocarse su casco de papel maché por la recomendación de un amigo que le dijo que podía ser peligroso porque se cortaría.

concurso-de-axe-chica-discapacitada1

La organización cambió las reglas durante el concurso; estaban saltando dos personas al colchón pero ahora serían tres y adicionalmente elevaron unos metros más la plataforma. “No hace falta ser físico para saber que si saltan más y desde más altura, la fuerza con la que el saltador saldría volando sería mayor, sobre todo si no tienen en cuenta el peso”, comentó Yaiza.

Cuando llegó su turno estaba preparada, había competido en salto de trampolín y sabía cómo caer y evitar lesiones. Pero no previno que no tendría visibilidad del agua, estaba oscuro y las luces impedían que pudiera ver con claridad. Ella saltó a una altura de más de 12 metros y el máximo que se elevan los trampolines es 10 metros.

concurso-de-axe-chica-discapacitada2

La caída fue casi igual que caer al suelo, la fueron a buscar en una moto de agua y le preguntaron si estaba bien. Al salir le dieron un Ibuprofeno pero dos enfermeras que estaban de espectadoras le recomendaron ir de inmediato al hospital porque veían síntomas de un posible derrame cerebral.

Así que se fue en taxi junto a la chica que actuaba como enlace entre la empresa y los aspirantes y descubrieron que no contaban con un seguro. También había tres compañeros heridos, uno saltó con un casco de moto y se cortó la nariz, otra los ligamentos de las rodillas y el otro sufrió lesiones en la columna vertebral.

concurso-de-axe-chica-discapacitada4

Yaiza tenía dos huesos de la cara fracturados, contusiones en el cuello y las rodillas, y necesitó someterse a procedimientos quirúrgicos igual que la otra concursante.

Ahora lleva más de 800 días de baja con una incapacidad permanente porque la lesión de su ojo izquierdo necesitó una malla de titanio en su interior que le impide ver con claridad. No se le hace fácil bajar escaleras ni reconocer un objeto sobre una mesa, por ejemplo.

“Yo era una persona alegre, vital, deportista y esto me ha cambiado la vida por completo”, aseguró Yaiza. Ella decidió dar a conocer su historia y solicitar apoyo con una petición en Change.org, donde solicita que la empresa Unilever Andina asuma la responsabilidad de lo que le ha sucedido.

concurso-de-axe-chica-discapacitada5

Change.org

La compañía expresó en un comunicado que fue la agencia de publicidad Eleven la que diseñó y organizó el evento y adoptó las máximas medidas de seguridad. Señaló que el Space Jump era una actividad de alto riesgo conocido por los participantes en un documento firmado por todos antes de participar. Aclararon además que han ofrecido apoyo a Yaiza desde el primer momento.

Yaiza alega que si antes de su participación hubo otros lesionados debieron detener el concurso desde el primer incidente, además dice que las pantallas marcaban menos altura de la que ellos alcanzaron en realidad. Ella quiere que la marca haga una indemnización por el tiempo que ha sufrido y por la necesidad de adaptar su vida personal y laboral a su condición de discapacitada.

¿Tú qué opinas? Para firmar la petición de Yaiza puedes hacer clic aquí, le faltan hasta ahora 60.236 firmas para cumplir su objetivo de 300.000 firmas.

¡No olvides compartir esta información! Siempre hay que estar muy atento y ante cualquier actividad de riesgo asegurarnos de que las condiciones son las adecuadas, es muy lamentable que ocurran accidentes como este.

Más noticias sobre:, , ,
¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!
O síguenos en YouTube y disfruta de nuestros mejores videos

No te pierdas las noticias más inspiradoras, divertidas y curiosas.

Síguenos en Facebook,
¡No te arrepentirás!