“Sólo soy una enfermera”, la emotiva carta de una mujer australiana que se sintió discriminada

Su nombre es Caitlin Brassington, es una joven enfermera de Queensland Australia y decidió expresar lo que sentía en una carta que publicó en su perfil de Facebook como respuesta al encuentro con una conocida que se refirió a ella como “una simple enfermera”.

Mientras ella regresaba a su casa después de haber tenido un arduo día de trabajo en el hospital en el que se dedicaba a atender el área de pediatría se encontró con una conocida.

Su antigua amiga nunca la había visto vestida con uniforme, y sorprendida le dijo que no se había percatado de que era “sólo una enfermera”. Así que como Caitlin ya ha escuchado muchas veces esa frase durante sus 18 años de carrera decidió escribir una carta, se sentía agotada emocional y físicamente.

enfermera-australiana-carta-1

Ella describió en su mensaje lo que significa la labor de ser enfermera, y recibió muchas manifestaciones de apoyo. Su publicación ha sido compartida por más de 3.000 personas. Puedes visitar su perfil de Facebook aquí.

Esto fue parte de lo que escribió Caitlin:

“He ayudado a los niños en el mundo, muchos de los cuales necesitan asistencia a tomar su primer aliento, y sin embargo, sólo soy una enfermera. He tenido pacientes en mis manos y les doy un ambiente digno mientras ellos toman su último aliento, y sin embargo, sólo soy una enfermera.

He hecho reanimación cardiopulmonar a los pacientes y los he traído de vuelta a la vida, y sin embargo, sólo soy una enfermera.

enfermera-australiana-carta-4

Yo soy los ojos de los médicos, con mi atención y mis manos tengo la capacidad de tratar, evaluar y controlar las enfermedades de los pacientes, y sin embargo, sólo soy una enfermera. Puedo auscultar cada campo pulmonar de los recién nacidos y evaluar su hay disminución de la entrada de aire, y sin embargo, sólo soy una enfermera.

Puedo educar a los pacientes, cuidadores, enfermeros y sin embargo, sólo soy una enfermera.

Soy defensora de mis pacientes en un sistema de salud donde no siempre son la prioridad, pero pongo toda mi disposición para atenderlos como merecen, sin embargo, sólo soy una enfermera.

enfermera-australiana-carta-2

Echaré de menos días de Navidad, los cumpleaños de mis hijos, y los musicales de la escuela para venir a trabajar y cuidar a tus seres queridos, y sin embargo, sólo soy una enfermera.

Puedo tomar muestras de sangre, suturar y curar una herida y sin embargo, sólo soy una enfermera. Puedo manejar un paro cardíaco en un recién nacido, un niño o un adulto, y sin embargo, sólo soy una enfermera.

Te puedo decir la dosis de adrenalina o amiodarona que tu hijo puede necesitar según su peso para devolverles la vida, y sin embargo, sólo soy una enfermera.

enfermera-australiana-carta-5

Facebook

Tengo la experiencia y el conocimiento para salvar la vida de la gente, así que si sólo soy una enfermera entonces yo estoy ridículamente orgullosa de serlo”. Caitilin, alzó la voz contra la discriminación que ha sentido y que quizás otras personas de su gremio también sufren en silencio.

Es importante reconocer que las enfermeras hacen una labor muy valiosa, entregan su tiempo y su corazón para salvar vidas, y con sus cuidados garantizar que todos los pacientes se recuperen en medio de atención y cariño para contrarrestar el dolor de estar en un frío espacio hospitalario. Sin ellas, sería imposible el funcionamiento de un centro de salud porque son ellas esa pieza clave para una de las labores más importantes.

¡Bravo Caitlin! No te vayas sin compartirlo con tus amigos, y si conoces a una enfermera recuérdale con gratitud y orgullo cuánto admiras su trabajo

¿Te gustó?
¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

No te pierdas las noticias más inspiradoras, divertidas y curiosas.

Síguenos en Facebook,
¡No te arrepentirás!