Esta trágica historia nos enseña por qué no debemos alimentar a los animales en su hábitat

El 20 de Octubre del 2013 el fotógrafo James York se encontró con un wapití en Cataloochee Valley. James estaba fotografiando el paisaje cuando el curioso animal se acercó. Inmediatamente, el fotógrafo notó que el wapití se estaba acercando demasiado y no pensaba detenerse. Así que James, sin oportunidad de escapar, se quedó quieto e intentó protegerse del animal.


Durante todo el video (el cual se ha vuelto viral en cuestión de días) se puede sentir la tensión que hay entre ambos. Afortunadamente ninguno salió lastimado. La mala noticia es que esta historia no acaba aquí. Días más tarde el animal fue sacrificado debido a que ya le había perdido el miedo a los humanos y a pesar de los intentos de los guardaparques en hacer que el ciervo canadiense volviera a temer y alejarse de las personas, no pudieron hacer nada por salvar su vida. La respuesta fue que no les quedó otro remedio que sacrificar al animal para evitar situaciones como la que acababa de ocurrir.

Al parecer otros ciervos canadienses también estaban cambiando su comportamiento hacia las personas porque los alimentaban, lo que hacía que relacionaran a las personas con comida. No me parece justo que tengan que sacrificar a un animal solo por haberle perdido el miedo a los humanos. Entiendo perfectamente los riesgos que esto puede traer, pero el animal no tiene la culpa.

Nosotros como personas deberíamos tener la cultura de no alimentar a la fauna silvestre como si de nuestras mascotas se tratara. Deberíamos ser conscientes de los daños que puede ocasionar el hacer esto.

Comparte el video y ayúdanos a hacer entender a la gente las consecuencias que vivió este wapití

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!
O síguenos en YouTube y disfruta de nuestros mejores videos

No te pierdas las noticias más inspiradoras, divertidas y curiosas.

Síguenos en Facebook,
¡No te arrepentirás!