Increíble pero cierto: Una abuela da a luz a su propia nieta… ¡Conoce su historia!

¡Esto te va a sorprender! Tracey Thompson tiene 54 años de edad y le ha dado a su hija el regalo de la vida por segunda vez al traer al mundo a su propia nieta.

abuela-da-a-luz-a-su-propia-nieta3

Kelley MicKissack tiene 28 años y su esposo Aaroon 33, lucharon durante bastante tiempo con problemas de infertilidad que les impedían ser padres, habían enfrentado tres abortos involuntarios. Ambos añoraban con todo su corazón tener un bebé entre sus brazos.

Ellos contaban con cuatro embriones sobrantes de tratamientos de fecundación in vitro que habían realizado anteriormente cuando Tracey se ofreció para convertirse en vientre sustituto para dar a luz a su nieto en la imagen tiene un cartel que dice: “Su bollo, mi horno. Bebé MicKssack en enero de 2016”.

abuela-da-a-luz-a-su-propia-nieta1

“Mi encantadora madre se ofreció a darme el regalo más grande que jamás podría tener en mi vida”, dijo Kelley.

abuela-da-a-luz-a-su-propia-nieta8

Así que tomaron una decisión después de consultar con los médicos de que Tracey llevara el bebé de su hija en su vientre. A pesar de que había experimentado la menopausia, ella estaba en muy buen estado de salud y se sometió a muchas evaluaciones físicas y psicológicas para garantizar que todo saliera bien.

El doctor Joseph Leveno afirmó que: “Se necesita una mujer fuerte como una montaña para esto y creo que eso es lo que Tracey tiene, un espíritu lleno de fortaleza”. Todo el embarazo marchó con normalidad, en el momento del parto tuvo complicaciones, por lo que los médicos consideraron practicar una cesárea.

abuela-da-a-luz-a-su-propia-nieta10

Kelcey es el nombre de la pequeña niña, una combinación entre el de su mamá y su abuela, pesó 2,72 kilos y es muy saludable y hermosa.

abuela-da-a-luz-a-su-propia-nieta6

“Nadie puede dar a alguien un regalo más grande, es una bendición que yo pueda hacer esto para mi hija. No quería decepcionarla”, comentó Tracey.

abuela-da-a-luz-a-su-propia-nieta4

Pero hace muchos años Kelley le preguntó a su madre: “Si no puedo llevar a mi propio bebé, lo llevarías por mí? Y ella por supuesto aceptó, pero jamás se imaginaba que iba a suceder en realidad.

Kelley McKissack (left) holds her baby Kelcey McKissack with their birthmother Tracey Thompson who is a 53-year-old grandmother whom was the surrogate with the grandfather Ben Thompson The Medical Center of Plano in Plano, Texas on January 7, 2016. (Nathan Hunsinger/The Dallas Morning News)

CNN y Nydailynews

Fue una promesa que se cumplió cuando un embrión de Kelley fue implantado en Tracey el pasado mes de abril de 2015 después de someterse a varios tratamientos médicos para asegurarse de que su cuerpo funcionaría a la perfección para tener un bebé. Y todo salió de maravilla ¡Ahora a celebrar la vida de Kelcey!

¡No dejes de compartir esta sorprendente historia!

¿Te gustó?
¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

No te pierdas las noticias más inspiradoras, divertidas y curiosas.

Síguenos en Facebook,
¡No te arrepentirás!