Los 11 métodos más escalofriantes de la historia usados por las mujeres durante su período

Tan solo hablar de cómo llevaban la menstruación las mujeres de otras épocas puede ponerle los pelos de punta a más de uno. No cabe duda de que, a pesar de que se trata de algo sumamente natural y de que el periodo es en sí mismo sinónimo de salud, para muchos se trata de un tópico bastante embarazoso.

Calambres, dolor intenso de cabeza, hinchazón, sensibilidad, cambios hormonales,… son solo algunas de las incomodidades con las que debemos lidiar las mujeres una vez al mes. Pero por más molesto que pueda resultar a veces ¡No hay manera de escapar de este proceso biológico!

Hoy son muchas las opciones que tenemos para sentirnos más a gusto durante “nuestros días”, pero ¿alguna vez te has preguntado qué hacían en tiempos pasados las mujeres para lidiar con su periodo? ¡Echa un vistazo a los métodos más bizarros de la historia!

1.  El tampón de Hipócrates

Fue una de las mentes más brillantes de su época y, además, el precursor de nada menos que del tampón. Se trataba de una pequeña pieza de madera cubierta de pelusa que, además, ¡también era utilizada como preservativo!

No sabemos cómo se sentían las mujeres de aquel entonces con esta innovadora idea, solo podemos esperar que no hayan tenido ningún percance con tal peculiar invento.

'

 

2. Lana para las brujas de la Antigua Roma

Plinio el Viejo, un científico y naturalista latino, se encargó de propagar la creencia de que cuando las mujeres tenían el periodo, tenían el poder de matar las cosechas, el control sobre el clima y que incluso volvían locos a los perros. Por esta razón, se vieron obligadas a utilizar lana (pobrecitas porque picaba, y mucho) para absorberlo todo antes de causar alguna calamidad.

VER TAMBIÉN:  Esta bebé está teniendo la más adorable conversación con su padre ¡Te dejará encantado!

3. Un talismán medieval muy curioso

Ahora sí se puso escalofriante el asunto: En Europa, las mujeres que sufrían los dolorosos efectos secundarios de la menstruación eran instruidas para hervir un sapo y luego depositar sus cenizas en un saquito cerca de sus partes íntimas, así podrían aliviar un poco el flujo excesivo.

También era costumbre llevar un ramo de flores para disimular cualquier olor desafortunado, aunque quizá junto al sapo no era de mucha ayuda.

 

4. Terapia para aliviar calambres

Anteriormente, los médicos no trataban los tan familiares dolores de vientre con ningún analgésico. En cambio, les recomendaban a las mujeres que se trataran con un psiquiatra para discutir su claro rechazo a la feminidad.

Una premisa que luego Sigmun Freud afianzaría afirmando que esta condición provenía de “la envidia del pene”.

 

5. Hechizos en África Occidental

Algunas mujeres en África Occidental solían aceptar de buena manera su menstruación e incluso la recolectaban. En cambio, aquellas que creían en la magia popular del vudú, recomendaban hervir la sangre y colocarla en la bebida del hombre de tus sueños, de esta manera lograrías que cayera enamorado a tus pies. Claro que no hay registros que confirmen que les haya funcionado…

 

6. Compresas del Antiguo Egipto

Vuelven los egipcios a demostrarnos que estamos mucho más atrasados de lo que pensamos: hace aproximadamente 5000 años, descubrieron las maravillosas propiedades absorbentes del papiro, fue entonces cuando, además de usarlo como soporte para escribir, crearon toallas sanitarias con él.

7. Procurarse un trapo

Hubo una época en la que las mujeres tomaban lo que fuera que tuviesen a la mano, sin importar lo limpio o sucio estuviese, para ocuparse de su periodo.

VER TAMBIÉN:  Paco y Antonio, los gemelos que cantando "Te quiero, te quiero" robarán tu corazón

Esto lo hacían no porque fuesen perezosas, sino porque antes del siglo XX, las mujeres comían menos, quedaban en estado mucho, mucho más a menudo y morían considerablemente jóvenes. Por lo tanto, la menstruación era un acontecimiento poco frecuente en sus vidas o, sencillamente, no era una prioridad en lo absoluto.

 

8. Dejen que corra

Varios estudios han demostrado que unas mujeres pioneras en la aceptación del ciclo menstrual no se molestaron en agregarle ningún implemento extra a su ropa interior: simplemente dejaban que la sangre corriera. Existen algunos informes que evidencian que lo que único fuera de lo normal que hacían era utilizar ropa íntima negra.

9. Esponjas espermicidas

Estas esponjas son conocidas por haber sido utilizadas como anticonceptivo hace ya un tiempo. Sin embargo, también eran utilizadas sobre una base regular para absorber la menstruación.

10. Panties tampón

La tecnología del tampón apenas estaba comenzando a desarrollarse cuando estas útiles braguitas se impusieron en las estanterías de los mercados. Su función era bastante sencilla y práctica: con una entrepierna extra absorbente, atrapaban todo lo que podría gotear a través del tampón.

Dolly’s Designs

11. Cinturones menstruales

Estos constrictivos y notablemente incómodos artefactos causaron furor a partir de 1890, hasta que en 1970 se pasó a las opciones de cinta autoadhesiva a las que estamos más familiarizadas hoy en día.

Wikimedia Commons

¿Impresionada? Agradece el paso del tiempo mientras compartes esta noticia

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!

No te pierdas las noticias más inspiradoras, divertidas y curiosas.

Síguenos en Facebook,
¡No te arrepentirás!